La conferencia Este está viviendo este año una de las temporadas más apasionantes de su historia reciente. Quizás por eso mismo todo el mundo está hablando mucho de los Raptors, de los Bucks o de los Sixers, los equipos que están dominando la conferencia ahora mismo. Sin embargo, poco se está hablando los Pacers, aunque tienen las mismas victorias que los Sixers (22), y sólo una menos que los Bucks (23).

El cuadro de Nate McMillan empezó la temporada con muchas dudas. Seguían siendo un buen equipo, pero no al nivel de la temporada pasada. Entre octubre y noviembre sumaron un total de 13 victorias y 9 derrotas. La sensación entonces es que la clasificación para los Playoffs igual no iba a ser tan fácil como en 2017. Además, la baja de Victor Oladipo no hizo más que complicar un poco más las cosas.

Sin embargo, la entrada del mes de diciembre ha dado la vuelta a la situación. Desde que empezó el mes los Pacers tienen un récord de 9-3, el mejor de la NBA. De hecho, han llegado a encadenar una racha de siete victorias seguidas. Su defensa y el retorno de Oladipo han vuelto a convertir a Indiana en un equipo más que temible.

Una defensa de hierro

La mejor virtud de estos Pacers es sin duda alguna su defensa. La temporada pasada ya estuvo a un buen nivel, y ha mejorado aún más este año. Ahora mismo tienen un Defensive Rating de 101,9, la mejor marca de toda la NBA. 

Los Pacers están siendo especialmente buenos protegiendo la pintura. Son el segundo equipo que menos puntos permite en la zona (42,0), y también el segundo que menos puntos permite en segunda oportunidad (11,3). En este aspecto hay que darle mucho mérito a Myles Turner, Domantas Sabonis y Thaddeus Young.

En general los chicos de Nate McMillan son unos auténticos especialistas en forzar tiros incómodos. Sus rivales sólo consiguen anotar el 43,5% de sus tiros, lo que viene a ser la segunda mejor marca de toda la NBA. La media distancia es el área donde mejor defienden. Sus rivales sólo meten el 37,0% de sus tiros desde la media distancia. Nadie defiende mejor este tipo de tiros.

Por último, también están siendo capaces de robar muchos balones y forzar pérdidas rivales. Son el tercer equipo con más robos por partido (9,0), y el cuarto en balones sueltos recuperados (5,7). Lo mejor de todo es que están consiguiendo convertir este esfuerzo en puntos. Los Pacers son el cuarto equipo con más puntos tras pérdidas (19,2).   

Un ataque sin fuegos artificiales

Los Pacers son uno de los pocos equipos que no se está dejando llevar por el nuevo estilo ofensivo que está conquistando la NBA. El ritmo lento, los ataques en el poste y los tiros a media distancia siguen siendo sus principales señas de identidad. Sin embargo, eso no está sirviendo para que su ataque sea muy productivo. Los Pacers tienen el undécimo peor Offensive Rating de la liga (107,3).

Indiana está manteniendo el mismo ritmo que en temporadas anteriores. Esta temporada están jugando a un ritmo de 98,79 posesiones por noche, mientras que el año pasado lo hicieron a 96,50. Son el séptimo equipo más lento de la liga. No es un dato raro con un tipo como Nate McMillan en el banquillo.

Por otro lado, también hay que destacar que el movimiento del balón y los tiros desde la media distancia siguen siendo fundamentales. Están realizando 296,0 pases por noche, una marca que se sitúa en la primera mitad de la tabla. También son el quinto equipo que más tiros lanza desde la media distancia (18,4). Todo ello es bastante lógico teniendo en cuenta el protagonismo de Victor Oladipo, Myles Turner y Domantas Sabonis en el ataque.

El papel de Oladipo sigue siendo clave. El escolta es el líder de los Pacers en % de uso (28,5%), y se ha consolidado como la gran estrella de la franquicia. Está produciendo 20,2 puntos y 5,3 asistencias por noche. Cada vez se siente más cómodo anotando tras bote. Este año está metiendo 8,0 puntos por noche en estas acciones, con un 40,3% de acierto. Hay que decir que en global sus porcentajes son un poco más bajos que el año pasado, aunque seguramente irán mejorando a medida que avance la temporada.

Este es el mapa de calor de Victor Oladipo de esta temporada.

Una rotación profunda

Otro de los principales puntos fuertes de estos Pacers es la profundidad de su plantilla. Este año hay nueve jugadores por encima de los 15 minutos por noche. McMillan tiene una segunda unidad muy productiva, lo que le permite dosificar bastante a sus titulares. Los Playoffs del Este van a ser más complicados que nunca este año, por lo que disponer de una plantilla profunda va a ser un factor clave.

La llegada de Tyreke Evans, pese a que su rendimiento individual está siendo peor que lo esperado, ha permitido apuntalar una segunda unidad que ya era buena el año pasado. Evans, Sabonis y Cory Joseph han formado un grupo muy sólido cuando salen a la pista. De momento han jugado un total de 322 minutos juntos, en los que el equipo tiene un Net Rating de +7,3.

Estos son los cinco grupos de cinco hombres más utilizados por Nate McMillan en lo que llevamos de temporada:

Como vemos, la presencia de Joseph, Sabonis y Evans está siendo más que positiva. Los tres están compartiendo bastantes minutos con los titulares. También hay que el buen trabajo de Doug McDermott y Aaron Holiday, hermano de Jrue y Justin Holiday.

Por último, no podemos pasar por alto el buen rendimiento de Bojan Bogdanovic. El croata ha mejorado sus números con la baja de Oladipo, y está ganando cada vez más protagonismo. Está anotando 16,4 puntos por noche, con un acierto de un 51,3% en tiros de campo y de un 48% en triples. Son, sin duda, los mejores números de su carrera.

Objetivo: seguir sumando

Como hemos dicho estos Pacers están de dulce. Han ganado 9 de sus últimos 12 partidos. Su defensa sigue siendo implacable y su ataque está en línea ascendente. Si Oladipo consigue recuperar el nivel del año pasado Indiana puede mirar de tú a tú a cualquiera.

Otro punto muy positivo es que a corto plazo el calendario es relativamente fácil. En las próximas semanas los Pacers tendrán que jugar contra los Hawks, los Bulls, los Knicks, los Cavaliers o los Suns, entre otros. También se verán las caras con los Sixers, los Celtics y los Raptors.

La franquicia de Indiana puede dar mucha guerra en los Playoffs. Su plantilla es más profunda y más experimentada que la temporada pasada. Con Oladipo, Sabonis y Turner a gran nivel y el gran apoyo de secundarios como Bogdanovic y Collison estos Pacers son el gran tapado de la Conferencia Este.