Las peores previsiones finalmente no se cumplirán. LeBron James ha sido marcado como ‘day-to-day’ a consecuencia de la lesión en la ingle sufrida contra Golden State Warriors durante la celebración del NBA Christmas Day.

Aún así, se espera que se pierda varios partidos e, incluso, fuentes de ESPN sugieren que esta lesión podría ser la peor en la carrera del cuatro veces MVP de la temporada. En Los Ángeles son conscientes de la situación y tomarán toda precaución posible para evitar agravar aún más la lesión del alero, quien no regresará hasta completamente recuperado.

LeBron fue visto pronunciado las palabras “lo noté romper” después de sufrir la lesión. No pudo regresar al partido y la consiguiente resonancia magnética confirmó la distensión, aunque sin daño estructural.

El encuentro ante los Kings supone la primera ausencia de LeBron desde el 12 de abril de 2017. 156 partidos consecutivos, sin descanso, incluidos los Playoffs.

James, quien cumplirá 34 años este domingo, se ha perdido más de ocho partidos de regular season en la misma campaña tan solo una vez en sus 16 años en la NBA. En el curso 2014-15, el alero tuvo que lidiar con múltiples lesiones menores y problemas físicos que le hicieron perderse un total de 13 encuentros.

Ahora, LeBron tendrá que estar entre algodones en una situación que se presenta nueva ante sus ojos.

Foto: Kyle Terada / USA Today Sports