El Herbalife Gran Canaria no ha podido celebrar el nuevo año con un triunfo en casa en Euroliga. El Khimki se impuso a los insulares por 70-99 igualando al conjunto español en la clasificación con un balance de seis victorias y diez derrotas.

Los de Víctor García comenzaron mostrando grandiosas sensaciones y actitud de querer hacerlo muy bien en su primer partido del 2019. Realizaron un primer cuarto prácticamente perfecto siendo muy efectivos en ataque con varios jugadores cogiendo el protagonismo y finalizando con un 30-23 en el electrónico.

La pesadilla llegó a partir del segundo cuarto. Herbalife tuvo varias pérdidas, los rusos afianzaron su defensa sin que los locales pudieran encontrar huecos y desde la línea de triple sacaron inmenso petróleo teniendo un porcentaje favorable en este tipo de tiros. Los hombres de Bartzokas dominaron el segundo cuarto con un 6-27 para marchar al descanso con un 36-50.

En el inicio del segundo tiempo la situación apenas cambió. Gran Canaria no estaba logrando efectividad en el ataque sin encontrar solución a la defensa de Khimki. La diferencia fue ascendiendo cada vez más y en el tercer cuarto se pudo presenciar el show de Dee Bost. Por parte de los locales, el más fiable fue Markus Eriksson con varios tiros exteriores pero sin disponer un cómputo trascendente en modo grupal.

El objetivo de los hombres de amarillo iba a ser terminar con las mejores sensaciones posibles ya que en tres días se enfrentarán al Montakit Fuenlabrada en Liga Endesa en un importante partido pero los rusos no lo iban a poner fácil para que eso ocurriese.

Se pudo presenciar que Vene anotó bastante puntos en un cuarto que iba a ser transitorio. La diferencia era inviable y no había signos de mejora en los insulares. Muchas jugadas individuales y varias sin orden. También, en defensa habría mucho trabajo que hacer. Por parte de los moscovitas no echaron en falta a Shved. Hubo varios jugadores en ataque, altos porcentajes y una defensa muy física.

ESTADÍSTICAS