Pundonor, fuerza y tesón. Lointek Gernika enmarcó un episodio de ensueño en este partido de ida en la Eurocup ante el histórico y poderoso Galatasaray. Con un 84-69 marcharán la semana que viene a Estambul con una diferencia considerable.

El año nuevo arrancó de maravilla para el conjunto vizcaíno. Con el pabellón Maloste gozando de una entrada completa, las jugadoras de Mario López comenzaron con un ritmo muy alto. Querían que el encuentro se jugará de manera aguda pero las turcas en aquel primer cuarto aguantaron.

Aun así, en el segundo turno de batalla, Lointek Gernika fue cada vez a más. Apoyados por su enorme afición, cabalgaron con soltura. Las turcas se llenaron de faltas rápidamente y a las locales todo les salía en ataque ante un equipo que no suele recibir muchos puntos en esta competición.

Se marcharon a los vestuarios con un 53-37 gracias a un 29-11 de tremendo parcial en ese cuarto. Berezhynska estaba siendo una de las jugadoras franquicia en el partido más importante hasta el momento de la historia del club.

El tercer cuarto cambió totalmente la dirección del envite. El equipo visitante bajó muchísimo el ritmo. Querían competir más posicionadas con más disputa en el uno contra uno y buscando el contacto.

A las jugadoras de Mario López les peso que se encontraban con cinco faltas cuando quedaban seis minutos para el desenlace. Sufrieron mucho en defensa y no encontraron la fórmula de poder frenar además de que Galatasaray en defensa se mostró muy solvente, jugando muchas veces en modo zonal y el cuarto final comenzó con un 65-57.

Las turcas se acercaron a los cuatro puntos en dos ocasiones pero gracias a dos triples de Dietrick y Vanderwal ascendió la diferencia.

Todo parecía estar en mano de las de Estambul en aquellos instantes. Llevaban el peso del partido y se acercaron hasta los tres puntos tras una falta antideportiva además de que el rebote ofensivo estaba siendo importante para ellas.

Sin embargo a falta de tres minutos, las vizcaínas volvieron a espabilar con el eco de una grada muy metida en el partido y con Gwathey o Dietrick en ataque subieron la diferencia hasta los 10 puntos enseñando que Galatasaray a ese ritmo se encontraba bastante perdido.

Finalmente, a falta de 10 segundos, un contrataque definido por Vanderwal hizo levantar el pabellón Maloste logrando una diferencia de 14 puntos con un último parcial de 12 puntos. El desenlace tras el tiempo muerto iba sonreír a las locales tras un robo de Ariztimuño ya que recibió una falta afirmándola como antideportiva y después el entrenador de Galatasaray recibió una técnica.

Estadísticas