Laia Palau ha concedido una magnífica y extensa entrevista en L’Esportiu de Catalunya donde repasa su carrera, habla del miedo a una retirada y explica porqué no se prodiga en redes sociales.

La capitana de la selección española, que está jugando a un alto nivel en el Uni Girona (máxima asistente de la Liga Dia junto a Anna Gómez y 5ª de la Eurocup), habla de todo… y hacemos un extracto de lo más interesante.

Sobre el nivel de la Liga Dia: «Hay mucha diferencia respecto a mi etapa con el Ros. En los últimos años, aunque no he seguido mucho la competición más allá de las finales entre el Avenida y el Girona, veía dos buenos equipos. Pero el nivel medio y de calidad de las jugadoras ha bajado. Antes las americanas que venían aquí eran las WNBA, las diferenciales, y ahora no es así. Hay muchas extranjeras, pero muchas son rookies o no marcan las diferencias.

Euforia en Girona y la posibilidad de ganar un título: «Lo hablé con el presidente después de ganar a Avenida. Estaba eufórico, pero le dije: <No te flipes. Disfrutemos, pero queda mucho trabajo por hacer>. Hay muchos partidos por jugar y somos ocho jugadoras. Es una plantilla muy corta para competir con garantías en las dos competiciones».

Hace dos años dijo que dejaba el basket… y aquí sigue: «Cuando tienes 25 o 26 años y una carrera delante, tienes unos objetivos claros, quieres ganar esto, lo otro … En mi caso, quería tener éxitos y no ser la mejor, sino la mejor versión de mí. Ahora ya no tengo este largo recorrido. No me puedo imaginar si dentro de tres o cuatro años jugaré aquí o en otro lugar. O no jugaré. No me atrevo ya a decir nada porque puede pasar de todo. La temporada pasada, entre Australia y el Bourges [Francia] acabé muerta físicamente. Pero ahora estoy eufórica y disfruto como cuando empecé».

El miedo a la retirada: «Yo ya hace cinco o seis años que digo que me retiro, y sigo aquí. Da miedo y cualquiera que diga que no, no le creeré. Es más de media vida dedicándose a esto, siendo profesional, y cambiar de repente no es algo que se haga de un día para otro. El baloncesto define toda mi vida: dormir, la nutrición … Son muchas más cosas que meter la pelotita dentro de una canasta. De hecho, estoy trabajando desde hace un tiempo con una psicóloga para acompañarme en este último tramo porque lo considero superimportante».

La profesionalización del baloncesto femenino y la situación actual: «Yo he vivido el proceso de profesionalización y todo ha cambiado mucho. Quizás Íngrid Pons o Betty Cebrián ya cobraban, pero todo era semiamateur. […] En el ámbito de selección española es evidente que la FEB ha apostado por nosotros, equiparándose con los chicos en cuanto a hoteles y desplazamientos. Y, después, el hecho de tener una buena generación ha permitido tener muchos éxitos. […] Esta obsesión por comparar hombres y mujeres no la entiendo ni la comparto. Yo he tenido la suerte que he ganado un montón de títulos y medallas en grandes campeonatos, pero no comparo mi trayectoria con el mundo global, sino en cómo estaba todo cuando empecé. He visto mucho progreso. […] A mí nadie me ha impedido hacer mi trabajo y ser mujer. No comparto el discurso feminista de, si fuera un tío, cobraría más. ¡Pero es que no soy un tío! Tengo muy claro cómo está montada la sociedad y está mal montada. Y esto no ser hombre o mujer. Todo no se valora de la misma manera. […] Por ejemplo, yo misma hago muchas más entrevistas ahora. Antes simplemente jugaba a baloncesto y ahora tengo que gestionar una agenda.

Lee toda la entrevista (en catalán)