Fenerbache continúa en solitario como líder de la fase regular en la Euroliga con un balance de 15-1. Su víctima fue Kirolbet Baskonia por 96-87 en Estambul. El carácter de los vascos no fue suficiente pero demostraron una impresionante valía de lucha. Se quedarán con un balance de 8-8.

Con un alto ritmo dieron comienzo las dos entidades en el primer envite del año para ambos. Mucho acierto en canasta y con el acierto de Janning desde la línea de triple y Shields fueron fundamentales en el inicio.

La diferencia no ascendía para ninguno de los dos equipos pero la entidad que esta temporada, únicamente ha perdido dos partidos (uno en Euroliga y otro en la liga local) gozaba de una rotación en el que apenas se notaba el cambio de jugadores ya que la rotación es muy amplia y repleta de talento.

La incorporación de Diop también fue importante en el juego de Baskonia. Sobre todo en defensa ya que impone pero en ataque pudo dar asistencias, mover el balón y anotación. El primer cuarto finalizó con un 27-25.

Es muy complicado poder perseguir a los de Obradovic a este alto ritmo pero los de Perasovic no bajaron la guardia aunque rápidamente se les llenó el cómputo a tres faltas cuando se habían jugado apenas tres minutos.

Ambos equipos continuaban acertando en ataque teniendo unos porcentajes altísimos en los tiros de campo. Marcelinho se hizo grande y en la pintura Poirier pudo poner su ley aunque ya en el segundo cuarto, nueve jugadores de Fenerbache habían anotado.

Se fueron a unos cinco puntos de diferencia con alguna que otra perdida de los alaveses y en la última jugada un triple de Datome que no entró finalizó con un buen desenlace para ellos ya que Melli cogió el rebote y finalizó con un mate para marcharse al descanso gozando de un 48-41.

A base de triples, el equipo local reventó a Kirolbet Baskonia. Algunos que se podían defender y que conllevaron al cabreo de Perasovic. Otros eran indefendibles pero el mejor equipo de la Euroliga en la liga regular presentaba a sus jugadores muy inspirados y llegaron a gozar de una diferencia de hasta 19 puntos.

Pese a la diferencia, los vitorianos reaccionaron con la relajación de los turcos. Dos triples consecutivos de Voigtmann y otro de Hillard auparon a que se pusieran 72-61 a falta de dos minutos cuando Obradovic decidió frenar el partido para volver a poner a sus chicos en orden.

El carácter Baskonia reapareció nuevamente con mayor agresividad y mejor acierto en los tiros de campo. Llegaron al último cuarto con 75-65 y obteniendo mejores sensaciones en los últimos instantes.

Aquella actitud también se llevó al comienzo del cuarto decisivo. Shields continuaba con el gran choque que estaba disputando y en el mejor momento apareció Hilliard que durante la primera parte estuvo desaparecido cometiendo varias faltas. El trabajo de Voigtmann también fue impresionante. Por tanto, se situaron 80-79 a falta de seis minutos.

La igualdad persistía en Estambul. Llegaron a los dos minutos para el final cinco arriba para los locales tras una falta de ataque y Guduric cerró prácticamente el partido con un triple (92-84) enmarcando una grandiosa segunda mitad.

Los de Obradovic con una última canasta de Sloukas dieron la victoria. Cinco jugadores sumaron más de 15 de valoración y cinco encestaron más de 10 puntos. Por parte de los visitantes, Voigtmann y Shields fueron los mejores.

ESTADÍSTICAS