Hasta principios de diciembre estos Rockets tenían uno de los peores récords de la Conferencia Oeste. Tras la primera semana del mes de diciembre tenían un registro de 11-14 y muchísimas dudas. ¿Podrían conseguir darle la vuelta a esa situación? ¿Qué había pasado con aquel equipo que se quedó a sólo un partido de derrotar a los Warriors unos meses antes?

La cosa pintaba bastante mal. Pero entonces el equipo empezó a hacer click. Y es que desde la derrota en Dallas del día 8 de diciembre los Rockets han ganado 11 de sus últimos 13 partidos. Ahora mismo ocupan la quinta plaza del Oeste. 

Todo ello gracias a un James Harden que está jugando al mejor nivel de su carrera. Sólo en este lapso de 13 partidos ha firmado una actuación de 50 puntos y otras seis de 40 puntos o más, cinco de las cuales han sido seguidas. Es una hazaña que sólo han logrado Jordan, Kobe y Wilt Chamberlain, como vemos en los datos de Basketball Reference. Además, Harden también ha sumado cuatro triples-dobles a su lista. Casi nada.

Harden desencadenado

Las bajas de Eric Gordon y Chris Paul han provocado que Harden haya vuelto a tomar el mando del ataque. Y es que como hemos dicho en el párrafo anterior la estrella de los Rockets está viviendo un racha excepcional.

Desde que empezó el mes de diciembre Harden tiene un % de uso de 39,9%, y es el líder total de la NBA entre todos los jugadores con al menos 300 minutos jugados. Todo lo que ocurre a través del escolta. Está jugando más de 37 minutos por noche y está asumiendo más de 24 tiros por noche.

Sin CP3 en pista Harden está asumiendo mucho balón y está anotando la gran mayoría de sus puntos en acciones individuales con lanzamientos tras bote. Des del inicio de diciembre está realizando 14,2 tiros tras bote, de los que está anotando un 42,5%. De estos 14,2 lanzamientos 12,5 son directamente desde la línea de tres puntos. En global, nadie está tirando más triples que Harden (13,5) desde que empezó diciembre. Ha abandonado completamente la media distancia.

Estas son las zonas en las que más se mueve James Harden en ataque.

Lo mejor es que La Barba no solamente se está dedicando a anotar. En los últimos 15 partidos está realizando 56,1 pases y 8,3 asistencias por noche. Sus asistencias están generando un total de 20,5 puntos por partido en este periodo. Todas estas marcas están entre las mejores de la NBA. La sociedad con Clint Capela, que recibe muchas de sus asistencias, sigue gozando de buena salud. Cuando ambos se ponen jugar al pick and roll las defensas tiemblan.

Lo más curioso de todo lo que estamos diciendo es que las estadísticas muestran que los Rockets tienen un mejor Net Rating sin Harden que con él. Des del inicio de diciembre tienen un diferencial de +1,3 con su estrella en pista, y de un +12,2 sin él.

Un ataque distinto

Hace unas temporadas los Rockets revolucionaron la liga con un estilo de juego rápido con muchos lanzamientos en transición y un gran uso del triple. Esta temporada muchos equipos se están sumando a esta nueva filosofía. Sin embargo, ahora el equipo de Mike D’Antoni ha variado un poco su estilo.

La estadística del pace es muy reveladora. Este año los Rockets están atacando a un ritmo de 96,93 posesiones, y son el tercer equipo más lento de la NBA, sólo por detrás de los Grizzlies y los Cavaliers. La temporada pasada atacaron a un ritmo de 98,10, y la anterior a uno de 100,56.

En lo que no ha cambiado el ataque de Houston es en el uso de triple. Ahora mismo están tirando 42,7 triples por noche, la marca más alta de toda la NBA, con un acierto de un 35%. De hecho, el 40,7% de los puntos de los Rockets provienen de la línea de tres, un aspecto en el que también son los líderes de la liga. Por otro lado, también hay que decir que han abandonado completamente la media distancia, que solo representa el 3,5% de sus puntos.

Por último, cabe destacar que el hecho de que los Rockets estén atacando a un ritmo más lento no implica que están moviendo más el balón en sus posesiones. Son el segundo equipo de la NBA que menos pases realiza con 246,1, y el tercero con menos asistencias (21,1).

Con todo, el ataque de Houston sigue siendo muy productivo. Ahora mismo tienen el cuarto mejor Offensive Rating de la NBA (112,9), sólo por detrás de los Warriors, los Bucks y los Pelicans.

Una rotación corta

Las bajas de Chris Paul y Eric Gordon durante las últimas semanas han provocado que Mike D’Antoni haya hecho algunos cambios en su rotación, como por ejemplo la entrada de Austin Rivers. Estos los cinco quintetos más usados por D’Antoni en los últimos 13 partidos, según los datos de NBA.com:

Cómo vemos, las bajas han provocado que los Rockets estén bajo mínimos. Y es que más allá de Gerald Green la segunda unidad no está produciendo demasiado. Además, no parece que D’Antoni no confíe demasiado en Marquese Chris o Michael Carter-Williams.

También resulta llamativo que cuatro de los cinco quintetos más usados tengan un Net Rating negativo. Sólo el que forman Harden, Gordon, House Jr y Capela tiene un diferencial positivo.

La mejor noticia para los Rockets es que CP3 y Eric Gordon están a punto de volver a las pistas. Eso permitirá quitarle presión a Harden y pasar a Rivers y Gordon a la segunda unidad, lo que mejorará notablemente la profundidad de la rotación.

¿Candidatos a todo?

No hay ninguna duda de que los Rockets están pasando por un momento dulce, con Harden jugando al mejor nivel de su carrera. Pero, la gran cuestión es: ¿Son los Rockets un serio aspirante a pelear por la Conferencia Oeste?

La sensación es que pese a que siguen siendo buenos, estos Rockets son peores que el año pasado. Las salidas de Trevor Ariza y Luc Mbah a Moute se han notado muchísimo en el aspecto defensivo. La temporada pasada Houston tenía la séptima mejor defensa de la NBA con un Defensive Rating de 105,6. Este año su defensa es la sexta peor defensa de la liga con un Rating de 111,6. Ningún equipo con récord positivo tiene una cifra peor. Es difícil pelear con los Nuggets, los Warriors o los Thunder con esta defensa.

Por lo pronto, el calendario puede complicarse bastante en las próximas semanas. Los Rockets tendrán que jugar con los Nuggets, los Bucks, los Sixers, los Raptors y los Lakers, entre otros. La parte positiva es que la mayoría de los partidos complicados se jugarán en Houston, y que como hemos dicho Gordon y Chris Paul ya están casi recuperados.