Los Timberwolves despidieron a su coach Tom Thibodeau este domingo, a mediados de su tercera temporada con la franquicia que inició el curso con una tormenta en torno al eventual traspaso de la estrella Jimmy Butler.

Thibodeau fue cesado aproximadamente una hora después de la holgada victoria (108-86, +22) sobre unos Lakers que continúan sin LeBron James.

Scott Layden permanecerá como el gerente general que supervise las operaciones deportivas y el entrenador asistente Ryan Saunders ocupará el cargo de Thibodeau de manera interina a la espera de un sustituto (suena Fred Hoiberg).

“Queremos agradecer a Tom por su esfuerzo y le deseamos lo mejor”, declaró el dueño de los Timberwolves, Glen Taylor, a través de un comunicado. “Estas decisiones nunca son fáciles de tomar, pero las creímos necesarias para hacer avanzar nuestra organización”.

The Athletic fue el primer medio que publicó que Thibodeau, que también fue era el presidente de operaciones deportivas con autoridad plena sobre el roster, había sido dejado en libertad. Saunders es hijo del fallecido Flip Saunders, el entrenador con mayor número de victorias en la historia del equipo.

Thibodeau termina con un récord de 97-107 su etapa en Minnesota, que regresó a los playoffs de la NBA la pasada temporada tras una ausencia de 13 años.