Por primera vez en dos años el Barça tiene algo que conlleva mucho tiempo lograr: confianza. En una filosofía, en unos sistemas, en unos roles. Dejando de lado filias y fobias individuales, los azulgrana se han convertido en un equipo sólido, muy lejos de la caricatura que se paseaba por Europa últimamente manchando el historial de un club acostumbrado a codearse con los grandes.

Tras ganar en Milán, el Barça suma ya 5 victorias fuera de casa este curso en la Euroliga (a solo una de igualar las 6 conseguidas entre los cursos 16-17 -3- y 17-18 -3-). Tres jugadores brillaron con luz propia: Heurtel (21 puntos, 19 de ellos en la segunda mitad), Hanga (15+5 y 3 robos, excelente 4Q) y Séraphin (16+4, contundente en la pintura). Base, alero y pívot. Tan fácil, tan complejo.

El Olimpia Milano, que comenzó el curso con 6 victorias en los primeros 8 partidos, solo ha ganado 2 de los últimos 9, si bien mantiene su plaza en el Top 8 gracias al diferencial de puntos. No es de extrañar tal bajón en el conjunto italiano, instalado en una anarquía que aúna talento sin control. No ayuda Pianigiani, más pendiente de gesticular que de ordenar un bloque tácticamente limitado pese a sus virtudes individuales.

Mike James y Micov (20 puntos cada uno) sostuvieron a los italianos en el partido, siempre a remolque ante un Barça que controló el rebote en la segunda mitad y marcó el ritmo. Primero con Pangos, al que la fortuna no le sonrió en el 4Q con un par de triples que hicieron la corbata; después con Heurtel, letal cuando más quema la bola. El francés se despistó atrás con ayudas erróneas, pero un triple suyo en transición tras un robo de Hanga sentenció el choque (68-80, min 38).

Precisamente el húngaro dio un clínic defensivo. En ayudas, en la persecución individual (Micov solo pudo anotar con triples liberados) y en robos. Hanga acabó con 3, frenando a Gudaitis y regalando dos jugadas maravillosas: un mate en transición y un aro pasado circense (15 puntos en totaL).

(En estos vídeos podéis ver las jugadas defensivas).

6ª posición consolidada

Los de Pesic comenzaron la presente Euroliga con dos tropiezos y tuvieron una mala racha entre noviembre y diciembre (5 derrotas en 6 partidos), pero tras 17 jornadas ya suman 10 triunfos y están más cerca del Top 4 que de quedarse fuera del Top 8 (aventajan en dos victorias a Milano, al que le ha ganado los dos partidos; a Panathinaikos, con el que juega este viernes a las 21h en el Palau y al Bayern, al que le superó en el Palau).

Objetivamente hablando, este Barça vuelve a dar la talla. No la máxima deseada, desde luego, porque las metas de aficionados son utópicas a día de hoy, pero hay mucha luz al final de túnel. El cartel dirección Vitoria queda lejos, pero al menos la dirección es la adecuada.

ESTADÍSTICAS