Charlar con Diego Ocampo siempre es sinónimo de aprender y reflexionar. El técnico gallego, actualmente dirigiendo al filial del FC Barcelona en LEB Oro, nos atendió tras la derrota azulgrana frente el CB Prat el pasado domingo.

Y como es costumbre en él, nos respondió con un pequeño clínic sobre formación.

¿Está mirando el club alguna oportunidad en el mercado a la vista de la lesión de Kari Jónsson?

Creo que Kari volverá pronto, estamos expectantes y nos puede ayudar mucho. No veo necesario fichar porque creo que nuestros jugadores están preparados para afrontar la dureza de esta competición. Traer a alguien para que te haga algo y tú no lo aprendas, ¿de qué sirve? Es evidente que en el puesto de base sufrimos y a nivel de rendimiento nos lastra mucho, pero formativamente hablando es muy bueno para jugadores como Bolmaro o Font, que tienen que asumir funciones de subir el balón. Es duro, pero donde muchos ven un punto débil yo veo una ventaja de aprendizaje. Yo recuerdo ver a Satoransky en Sevilla salir a pista y perder balones… y la gente me decía: “No ves que no puede?”. Mírale ahora. Es cuestión de crecer ante las adversidades y aprender. Fallar, mejorar, aprender, perfeccionar.

¿Se trabaja para que Leandro Bolmaro sea un base?

Bueno, más que un base queremos que sea un jugador lo más completo posible. A menudo miramos mucho que hacen mal los jugadores, así como las personas, pero para mí es importante fortalecer aquello que hacen bien. ¿Qué hace bien ya? Estar centrado en el día a día, como ya hace, combinando estudios con entrenamientos. Lógicamente es joven y tiene que mejorar, faltaría más. El nivel de la Euroliga te exige poder defender a un ‘1’, a un ‘2’, a un ‘3’ e incluso a un ‘4’. A partir de potenciar sus fortalezas queremos que sea un jugador muy completo para que un día, cuando suba al primer equipo, dé la talla.

Las posiciones en el baloncesto a día de hoy no son las de antes. Porzingis jugaba de 3 en sus inicios, ahora es un ‘5’, aunque de los modernos: bota, tira de fuera, defiende, tiene movilidad… Todo ha cambiado desde 1984, cuando Romay rebañaba rebotes, Iturriaga corría al contraataque y Corbalán subía el balón. Ahora estamos en una época donde Pau Gasol es el que lanza el contraataque, Marc el que puede pasar, Navarro el que hizo de base en unos JJOO… Lo importante es entender que en el baloncesto actual hay que ser cada vez más versátil.