A Luka Doncic apenas le han bastado tres meses de competición para convertirse en el líder total de los Mavericks. El esloveno es ya una estrella de la NBA para los fans, los medios y los jugadores. Es la primera vez que un jugador europeo tiene tal impacto en la liga en su primera temporada en Estados Unidos.

Doncic es caso extraordinario. Tiene un potencial increíble y toda la carrera por delante, cosas de tener de 19 años, y al mismo tiempo la experiencia que podría tener cualquier estrella consagrada de la Euroliga. Doncic lleva jugando contra hombres desde que era un chaval de 16 años. Cuando estaba en el Madrid se jugaba tiros decisivos como si llevara 10 años dominando Europa.

Lo que muestra en la pista va más allá de los números, que dicho sea de paso también son más que impresionantes: 19,8 puntos, 6,7 rebotes y 4,9 asistencias en apenas 32 minutos por noche.

El líder de los Mavericks

Luka Doncic es claramente la primera opción ofensiva de los Mavericks. Algo bastante llamativo en un equipo que hace tres años firmó un contrato gigantesco a Harrison Barnes y que el año pasado apostó muy fuerte Dennis Smith Jr. Doncic tiene un % de uso de un 26,8%, y es el líder total de Dallas en esta categoría.

Es además una estadística en la que ha ido creciendo cada vez más. En noviembre el dato era de un 25,2%. Desde que empezó diciembre la cifra es de 28,9%. Los números en los que se mueve Doncic en este aspecto son similares a las de otros grandes como LeBron James (27,6%), Kevin Durant (27,2%) o Kyrie Irving (27,3%) en sus años como novatos.

Doncic es ya el principal playmaker del equipo de Rick Carlisle. Es el principal encargado de subir el balón y de organizar al equipo. Dirige, asiste y anota. Y si bien es cierto que está compartiendo bastante el balón con Dennis Smith Jr, todo parece indicar que Doncic le ha ganado ya la batalla por ser el jefe del equipo dentro de la pista.

Carlisle le está dando permiso para tirar prácticamente todo lo que quiera. Doncic está lanzando casi 15 tiros por noche. Un 46,3% de sus lanzamientos son tras bote y en acciones individuales, lo que indica la libertad que le está dando Carlisle. Con 19,8 puntos por partido es el máximo anotador de Dallas.

Doncic también se está sintiendo muy cómodo desde la línea de tres. Está tirando 6,4 triples por noche un decente porcentaje de un 37,4%. Su tiro exterior era algo que preocupaba bastante a los ojeadores, pero de momento Luka está demostrando que puede ser más que peligroso des del perímetro.

Tiene el gen clutch

Desde que llegó al primer equipo del Real Madrid en 2015, Doncic ha demostrado tener una habilidad especial para anotar en momentos calientes. En Dallas está haciendo lo mismo. En lo que llevamos de temporada ya le hemos visto anotar varios tiros espectaculares en momentos importantes. Tiene el gen clutch.

Luka Doncic tiene un % de uso de un 34,4% en el clutch, es decir en los últimos cinco minutos del partido y con una diferencia de cinco puntos en el marcador. Además, tiene un acierto de un 55,3% en sus tiros de campo en estas situaciones. Es la tercera marca más alta entre todos los jugadores con al menos 30 tiros intentados en estas situaciones, sólo por detrás de Oladipo y Antetokounmpo.

Una buena prueba de ello es lo que hizo contra los Rockets en el partido del día 8 de diciembre en Dallas. Los Mavericks estaban perdiendo 102-94 a falta de tres minutos, y Doncic no estaba teniendo un buen día. Sólo había anotado 10 puntos y 3 de los 12 tiros que había lanzado. Sin embargo cuando el equipo más lo necesitaba se puso las pilas. Metió 11 puntos seguidos, con tres triples incluidos, y le dio la vuelta al marcador. Los Mavs acabaron ganando 107-104.

La capacidad de anotar en momentos decisivos es lo que separa a las leyendas de las estrellas. Es un rasgo que no muchos tienen. Doncic lo tiene y lo está demostrando con sólo 19 añitos. Eso es una de las cosas que hacen que sea un jugador verdaderamente especial.

La química con Dennis Smith

La conexión entre Dennis Smith Jr y Luka Doncic es una de las principales preocupaciones Rick Carlisle. Ambos son dos pilares claves del futuro de los Mavericks. Al principio de temporada la sensación era que no acababan de entenderse. Entre octubre y noviembre jugaron un total 454 minutos juntos, en los que el equipo registró un Net Rating de -6,1.

Sin embargo, parece que en las últimas semanas están empezando a desarrollar cierta química. Desde que empezó diciembre han jugado 233 minutos juntos, con un Net Rating de -2,8. Sigue sin ser una buena cifra, pero sí es un buen indicativo de que las dos jóvenes estrellas de los Mavericks se están conociendo mejor.

La química entre ambos va a ser un elemento clave para el futuro de la franquicia. Ambos son los pilares sobre los que se va desarrollar este nuevo proyecto. Si consiguen encajar bien podrían formar uno de los backcourts más letales de toda la NBA.

El futuro es brillante en Dallas

Con Doncic como líder el futuro de los Mavericks pinta muy bien. El cuadro de Rick Carlisle también tendrá un gran espacio salarial el próximo verano. Y eso sin contar que existe de la posibilidad de que Dallas tenga otra elección Top3 en el próximo Draft, siempre y cuando tengan suerte en la lotería.

Tras varios años sin un rumbo claro los Mavericks han recuperado el norte. Todo gracias a Doncic. No todos los días se ve a un chaval europeo de 19 años tener tal impacto en una franquicia. Si ahora está jugando así, ¿cómo será su rendimiento cuando tenga, digamos, 22 años?

Luka es un tipo especial, es un talento de los que se ven muy de vez en cuando. ¿Será que estamos viendo los primeros pasos del mejor europeo que ha pisado nunca de la NBA? Sea como sea, no hay duda de que el chico ya es una estrella.