Monbus Obradoiro se está abonando a los finales apretados, tanto para lo bueno -contra Morabanc Andorra, como para lo malo -contra Montakit Fuenlabrada. Esta vez la moneda volvió a salir cara y los gallegos consiguen su séptima victoria de la temporada para terminar la primera vuelta de la mejor forma posible.

Unicaja, por su parte, con esta derrota se queda sin ser cabeza de serie en la Copa del Rey. Los de Casimiro nunca se llegaron a distanciar en el marcador y en el final apretado, Brian Roberts, que estaba siendo el mejor de los suyos, falló la canasta ganadora.

Crónica

Apostó Moncho Fernández por un quinteto alto de salida, con Brodziansky y Hlinason. Con balones al poste al eslovaco llegaron los primeros puntos locales. Pero el verdadero protagonista del primer cuarto fue Vasileiadis. En medio de un ritmo alto de anotación el alero gallego llevó la batuta de los suyos, no sólo en lo que a anotación se refiere (15 puntos en este cuarto), sino como generador de juego, asistiendo a los interiores. Unicaja, por su parte, encontró respuesta mediante un ‘small-ball’, con Dani Díez de ala-pívot. El madrileño permitió a los suyos abrir la cancha, además estando muy acertado desde la larga distancia (dos triples). Con un inverosímil triple de Vasileiadis, terminaba un cuarto de alta anotación (26-25).

El segundo cuarto fue el momento de las segundas unidades de cada equipo. El quinteto bajo seguía funcionando a Unicaja, pero desde el triple siguió contestando Monbus Obradoiro. Simons y Navarro anotaron sus lanzamientos desde el triple, aunque fue Waczynski, quien culminaba un parcial de 0-5 desde el arco, obligando a Moncho a parar el partido. Lo que parecía un problema, fue un remedio. Tras el tiempo muerto, la defensa de los locales mejoró ostensiblemente. Llovet se aprovechó de su superioridad en el poste ante Díez y el partido volvió a reflejar un empate. Sin embargo, sería Unicaja quien enfilaría el túnel de vestuarios por encima, tras un triple afortunado de Roberts (41-45).

Con todo, tras el descanso, los locales siguieron apretando en el marcador a Unicaja. Misma consigna que en el primer cuarto: balones al poste para Brodziansky. Un parcial de 5-0 de los locales obligaba a Casimiro a detener el encuentro, pues una escapada en el electrónico podía ser definitiva. Lessort y Wiltjer mantuvieron la ventaja de los suyos, pues Monbus Obradoiro desaprovechó los tiros liberados para poder remontar. Una canasta de Singler, remontando la línea de fondo, permitió apretar el marcador lo más posible (63-64).

Un 3+1 de Boatright dio aire a Unicaja cuando peor se encontraba, pero en la siguiente jugada un triple de Simons y una personal se pitaron simultáneamente, lo que dio una jugada de cuatro puntos que aupó a los gallegos (75-70). Brodzianky fue el primer espada de los suyos en el último cuarto, resolviendo con su calidad en el poste bajo jugadas abocadas al fracaso. Se sucedieron varios parciales de cada equipo, llegando a un final igualado a falta de un minuto. La ventaja era local, pero Roberts, con dos triples, instauró el miedo en la parroquia obradoirista. Sin embargo, fue el propio Roberts, quien en la última posesión falló la bandeja, tras cuyo rebote, Monbus Obradoiro certificó la victoria.

Estadísticas