Spar Citylift Girona perdió por primera vez esta temporada en la Eurocup en el partido de ida ante MBA Moscú por 71-69. Pese a sucumbir, el resultado es muy asequible para que la semana que viene puedan redimirse y lograr el pase a los octavos de final en su pabellón.

Volvía la competición europea para las catalanas teniendo que hacer un largo viaje hasta Moscú. Arrancaron con muy buenas sensaciones apoyándose en una inspirada Keisha Hampton.

Llegaron a gozar de seis y siete puntos de diferencia en un pabellón donde apenas gozaba de espectadores. Tras un 16-23 en el primer cuarto, las de Eric Suris tuvieron que sufrir bastante desde el tiro exterior.

Además, la defensa de las moscovitas ascendió y Uni Girona no gozó del ritmo que había impuesto en los primeros minutos. Al ser un partido de ida y vuelta, el resultado a domicilio valía muchísimo pero el pensamiento de las locales es idéntico.

Durante los últimos instantes, pudieron recortar la hemorragia exterior y se fueron al descanso por delante con un marcador que reflejaba un 37-39.

El tercer cuarto cabalgó siendo de transición. Ambos clubes querían poner el ritmo pero no conseguían marcharse en el electrónico. Los triples de las rusas continuaban entrando pero el juego en equipo de las catalanas también.

Las sensaciones quizá eran mejores para las locales ya que las mujeres de Suric se posicionaron en un punto donde su juego no gozaba de tanta inspiración pero continuaban muy cerca de las rusas; la defensa fue clave.

Llegaron a los últimos instantes del envite con máxima igualdad y los detalles iban a ser mínimos. A falta de dos minutos, el tándem local se encontraba con 66-65. Un tiro dentro de Nuria Martínez ponía la igualdad antes de que un tiro de dos de las rusas entrara para que Spar Citylift pidiera tiempo muerto a falta de 1:26.

Una entrada de Nuria sirvió para volver a empatar pero el acierto de Sapova desde la línea de triple volvía a engrandecer la diferencia. Acto seguido, la base del equipo catalán llegaba a los tiros libres y metió uno nuevamente. Es decir, a falta de 28 segundos, MBA Moscú dominaba por 71-69 con posesión para ellas.

Una buena defensa evitó la canasta de las moscovitas y a la hora de coger el rebote, Colhado se llevó la lucha ante su oponente y Suris tenía tres segundos para planificar cómo que su equipo podía encontrar la canasta.

Palau tuvo la bola caliente para tirar desde tres aunque muy desequilibrada. El balón apenas pudo tocar aro y por tanto no pudieron cosechar el triunfo ni intentarlo en la prórroga.

 

ESTADÍSTICAS