Los Jazz son, sin ninguna duda uno de los equipos más en forma de la NBA desde que empezó 2019. Des del inicio de año tienen un récord de 10-3, y eso los ha metido de lleno en la lucha por los Playoffs. Terminaron el 2018 con un registro de 18-19, que ha ahora se ha convertido en un 28-22. Tal y como ocurrió la temporada pasada, los Jazz han metido una marcha más en la segunda mitad de la campaña.

La mejoría ha llegado en los dos lados de la pista. Estos son los números de los Jazz en ataque y defensa des del inicio de año, como vemos la mejoría es clara:

Donovan Mitchell, a toda potencia

La temporada pasada Donovan Mitchell se convirtió en el gran líder de la franquicia, a pesar de estar en su primer año, y todos esperaban que esta campaña iba a dar otro paso adelante más como el gran líder de los Jazz. Sus tres primeros meses han sido algo decepcionantes, sin embargo, la entrada del nuevo año le ha sentado genial.

Desde que empezó enero está anotando 28,0 puntos por partido, 10 más de los que promedió en diciembre, y está lanzando con un acierto de un 45,1% en tiros de campo. Además, también ha mejorado una barbaridad des del triple. Su marca de un 41,9% de acierto no tiene nada que ver con lo que mostró durante los primeros meses.

Su importancia en ambos de la pista es innegable. Desde que empezó el mes de enero los Jazz tienen un Net Rating de +13,1 cuando él está en pista, y de un -5,8 cuando está en el banquillo. Cuando más lo necesitaba su equipo ha dado un paso adelante.

Donovan Mitchell está asumiendo mucho balón en estas últimas semanas, en las que está registrando un % de uso de un 32,5%, la marca mensual más alta en lo que llevamos de temporada.

Además, la baja de Ricky Rubio, que se ha perdido seis partidos en este mes de enero, también ha provocado que haya dado un paso adelante como organizador y pasador. En los tres primeros meses Mitchell promedió 28,8 pases y 3,4 asistencias por noche. En los últimos 13 partidos está dando 43,7 pases y 5,4 asistencias.

Su rendimiento va a ser punto crucial para los Jazz hasta el final de la temporada. Si mantiene este nivel como anotador y organizador el cuadro de Quin Snyder estará en los Playoffs.

El factor Gobert

Lo que hizo grande los Jazz la temporada pasada fue sin ninguna duda su fortaleza defensiva. En la campaña 2017-18 tuvieron el mejor Defensive Rating de toda la NBA (102,9). Durante las últimas semanas han recuperado su intensidad defensiva, y eso se está notando. En esta mejoría tiene muchísimo que ver Rudy Gobert.

El pívot francés es el gran ancla defensiva de este equipo. Rebotea, tapona y protege el aro como nadie. Ahora mismo es el quinto mejor taponador de la liga (2,1 por noche) y el noveno máximo reboteador defensivo (9,2).

La importancia de Rudy en el esquema defensivo de Utah es innegable. Cuando él está en pista los Jazz tienen un Defensive Rating de 100,7, y sin él de un 106,4. La presencia de Gobert permite a sus compañeros ser muy agresivos con las líneas de pase y conseguir robos. El francés ha formado una unidad defensiva temible junto a Joe Ingles, Mitchell y Ricky. Este grupo ha jugado un total de 624 minutos en lo que va de año, en los que el equipo tiene Defensive Rating de 99,1.

Gobert también es una pieza muy importante en ataque. Cada vez está más implicado, ya sea poniendo bloqueos, anotando en el poste o incluso pasando el balón. Esta temporada es el segundo jugador de los Jazz que más pases realiza con 45,1. Además, sus 15,0 puntos por noche son la mejor marca anotadora de su carrera.

Una rotación profunda

La baja de Ricky Rubio, que ha vuelto a jugar esta misma semana tras perderse seis partidos, ha hecho que Quin Snyder haya tenido que realizar algún que otro cambio en la rotación. Estos son los cinco quintetos más utilizados por los Jazz, antes y después del inicio de 2019:

Como vemos, la baja de Ricky durante algunos partidos ha obligado a Snyder a convertir a Donovan Mitchell en el base titular. Sin embargo, el base del Masnou ha vuelto a las pistas esta misma semana, por lo que seguramente Mitchell volverá a jugar bastantes más minutos como escolta, su posición natural.

También hay que destacar la irrupción de Royce O’Neale, que está cumpliendo bien en ambos lados de la pista. Está presente en tres de los cinco quintetos más usados desde que empezó el año, y su presencia está siendo bastante positiva.

Objetivo: Playoffs

La gran mejoría de las últimas semanas ha metido a los Jazz de lleno en la lucha por los Playoffs. Ahora mismo tienen 28 victorias, las mismas que los Rockets y los Spurs, y una más que los Clippers. Además, están a dos triunfos de los Thunder y a tres de los Blazers.

Por lo pronto el calendario hasta el All Star no va a ser fácil. Esta noche, día 27 de enero, tendrán que jugar en Minnesota contra los Wolves. Después de eso tendrán que viajar a Portland, y recibirán a los Rockets y los Spurs posteriormente. Su último partido antes del parón será en Oakland contra los Warriors.

Con todo, el principal objetivo es repetir la hazaña de la temporada pasada. En la campaña 17-18 los Jazz lograron un récord de 18-6 tras el All Star, lo que les permitió terminar la temporada en la quinta plaza del Oeste. Una vez en los Playoffs lograron cargarse a los Thunder en la primera ronda 4-2.

Si Mitchell y Gobert siguen jugando a este nivel es muy probable que el cuadro de Quin Snyder vuelva a colarse en la postemporada, un territorio en el que puede ser un hueso muy duro para cualquiera.