Damas y caballeros, tenemos un bombazo. Como han confirmado Shams Charania, Adrian Wojnarowski y otros periodistas, los Knicks han traspasado a Kristaps Porzingis a los Mavericks a cambio de Dennis Smith Jr. 

Porzingis y Smith no son los únicos jugadores que han entrado en el traspaso. Según se ha confirmado Courtney Lee, Tim Hardaway Jr y Trey Burke también jugarán en los Mavericks. Por otro lado, DeAndre Jordan y Wesley Matthews acompañarán a Dennis Smith a los Knicks. Además, el cuadro neyorquino también se llevará una primera ronda.

Se trata de un traspaso absolutamente inesperado. Los rumores empezaron esta misma tarde, cuando Adrian Wojnarowski confirmó que la última reunión entre Porzingis había acabado bastante mal. En esta situación los Knicks no se lo pensaron dos veces y pusieron al letón en el mercado pocas horas después. Apenas unos 30 minutos después la operación entre Dallas y Nueva York ya estaba casi cerrada. 

Una cuestión de espacio salarial

Para entender este traspaso hay que entender la situación salarial de los Knicks. El gran objetivo de los knickerbockers es firmar a una gran estrella este verano. Con este traspaso se han desecho de los grandes contratos de Lee y Hardaway, y han recibido a dos jugadores cuyo contrato termina a final de temporada: Jordan y Matthews.

Con esta nueva situación los Knicks tendrán un espacio salarial de casi 75 millones este verano, lo que les da para ofrecer dos contratos por el máximo salarial. La cuestión es si lograran convencer a Kevin Durant, el gran objetivo, o alguna otra estrella.

En cualquier caso, los Knicks siguen contando con un buen núcleo joven. Dennis Smith Jr tendrá que ser el gran líder del proyecto junto Kevin Knox. Además, hay que contar si la cosa sigue así el cuadro del Madison tendrá una elección Top 5 en el próximo Draft.

¿Qué pasa con los Mavericks?

Resulta difícil decir que los Mavericks no han salido ganando teniendo en cuenta que se han llevado a una gran estrella como Porzingis. Con él y Luka Doncic Mark Cuban ha encontrado una versión 2.0 de la dupla Nash-Nowitzki. 

Sin embargo, no todo es tan bonito como parece. En primer lugar, aún no se sabe a qué nivel físico volverá KP6, que se rompió el ligamento anterior cruzado el año pasado. En segundo lugar, su renovación a largo plazo está en el aire. El letón quiere una oferta cualificada este verano, lo que significa que podría ser agente libres sin restricciones en 2020.

Por último, también hay que decir que los Mavericks han sacrificado parte del espacio salarial que iban a tener el año que viene. Con los contratos de Tim Hardaway y Courtney Lee a bordo las opciones de los Mavs de firmar a alguna gran estrella el próximo verano se han evaporado.

Ahora sólo queda saber como van a evolucionar ambas franquicias tras el traspaso. Una cosa ha quedado clara: la NBA es completamente impredecible.