El temporizador para el comienzo de la Copa del Rey, poco a poco, se va agotando y la ciudad de Madrid ya se está preparando para acoger la que será una fiesta para el baloncesto español. Sin embargo, el destino ofrecería un aperitivo muy suculento para ir abriendo boca de cara a esta fecha. El Real Madrid recibiría la visita de un Baskonia que llegaba al Palacio de los Deportes con el mismo balance que los blancos. Dos equipos que, no sería de extrañar, que se viesen las enfrentados en la Copa del Rey si ganan sus respectivos encuentros de primera ronda.

En cuanto al partido, los dos conjuntos, empezaron a lidiar con sus bajas que tenían para el partido. El Real Madrid no pudo contar con Llull, Thompkins y Kuzmic, mientras que el Kirolbet Bakonia sufría las bajas de: Shengelia, Garino y Granger. Los visitantes arrancsruo con un gran Poirier que asumió galones debido a la baja del interior titular. Por parte de los chicos de Laso, Anthony Randolph, comenzó en modo MVP y fue el máximo anotador del Real Madrid en el primer cuarto. Una canasta de Huertas sirvió para colocar al Baskonia 19 a 13 en el marcador.

El segundo cuarto dio comienzo con un Laso poniendo a Prepelic de ‘playmaker’ y haciendo probaturas de cara a la Copa del Rey. El acierto en la pintura del Baskonia y la poca contundencia del Real Madrid en defensa hizo que Pablo Laso se enfadase mucho con sus jugadores al final del cuarto. El equipo dirigido por el croata Perasovic llevó durante toda la primera parte el peso del encuentro y se mostró superior en la primera parte. Con un 2+1 del escolta estadounidense Hilliard, el equipo azulgrana puso el 35 a 30 a falta de dos minutos para el final de los dos primeros cuartos. Un hecho que hizo reaccionar al Real Madrid que, gracias a la contribución de Tavares y Ayón, empató a 37 el encuentro antes del bocinazo que indicó el final de la primera parte.

 

Randolph demostró estar en un gran estado de forma

El partido se reanudó con un Randolph que esguvo imparable para el Baskonia, la estrella del Real Madrid hizo mucho daño a los baskonistas desde las esquinas. El ‘3’ blanco se encuentra en un estado de forma pletórico y se le pudo ver muy cómodo en pista ejerciendo como líder y asumiendo tiros importantes sin Sergio Llull en el encuentro. Un tapón impresionante de Ayón a Diop, seguido por un 2+1 de Taylor, obligó a Perasovic a pedir tiempo muerto. Un entrenador que debía estar contento por el buen trabajo que estaban haciendo sus jugadores supliendo las sensibles bajas con las que contaban.

El Real Madrid consiguió su mayor ventaja del encuentro en el primer tramo del último cuarto, los locales vieron como (poco a poco) los triples comenzaban a entrar y con cuatro minutos por jugar el marcador era de 73 a 64 para los blancos. La anotación en el equipo vasco fue muy repartida y hasta cuatro jugadores se pusieron en dobles dígitos, un hecho que fue posible debido al buen hacer organizativo del base argentino. Los visitantes aguantaron muy bien el arranque merengue y dos tiros libres de Voigtmann sirvieron para poner a su equipo a cuatro puntos. Una acción que tuvo contestación por parte de Tavares y posteriormente Carroll (el cual no estuvo muy acertado) falló un triple liberado.

Gustavo Ayón anotó un tiro libre que amplió la distancia del Real Madrid a dos posesiones y el Baskonia falló el triple que podía reducir distancias. Victoria del Real Madrid que se lleva el aperitivo de la Copa del Rey en un partido muy tenso y en el que pudo ocurrir cualquier cosa. El Palacio de los Deportes era una fiesta ante el hecho de la llegada de tan señalada fecha en el calendario baloncestístico. Dos equipos que, posiblemente, se vean las caras la semana que viene.