Los jugadores del Real Madrid Felipe Reyes y Facundo Campazzo han sido sancionados con sendas multas de 1.000 euros por descalificar a los árbitros de la final de la Copa del Rey y no tendrán que cumplir ningún partido de sanción tras lo ocurrido, según pudo saber la agencia Efe este miércoles.

Así lo ha fallado el juez único de competición tras recibir la denuncia del trío arbitral, que reflejó en el acta lo dicho por el base argentino y el capitán madridista y decidió retirar sus licencias federativas, como es preceptivo mientras se resuelven sus respectivos expedientes disciplinarios. Es, por lo demás, el procedimiento habitual según el que se resuelven los expedientes disciplinarios en la mayoría de casos, y es habitual también que no haya partidos de sanción.

El Real Madrid presentó alegaciones y tendrá ahora la opción de presentar un recurso para que dichas multas sean retiradas, según fuentes cercanas al caso. Según el acta, Campazzo se dirigió al árbitro principal, Juan Carlos García, diciéndole «ladrón» en tres ocasiones, mientras que Reyes les dijo textualmente a los tres colegiados «esto es una puta vergüenza, un puto robo».

El Barcelona ganó al Real Madrid por 93-94 tras una prórroga con un final polémico. El equipo blanco exigió explicaciones a la ACB al considerar que era la segunda final de Copa consecutiva en la que se sentían perjudicados por los árbitros. Tanto la ACB como la Asociación de Árbitros de Baloncesto (AEBA) reconocieron un día después en sendos comunicados la existencia de errores graves, aunque el Real Madrid consideró «lamentables» sus explicaciones.

Foto: ACB Photo