A Itziar Ariztimuño (1998) no le asusta el escenario, tiene la mente amueblada y transmite serenidad en su discurso. Solo así se entiende que el Gernika vea en ella una base de futuro. La vasca atiende a Fullbasket con las ideas claras.

¿Nerviosa?

Se me ha pasado super rápido la semana, sinceramente. Llevamos ya varias semanas esperando este fin de semana, jugar la Copa en casa… Hay ganas.

¿Con más ganas de Copa que el curso pasado?

Puede ser que tenga más ilusión porque el año pasado estaba algo más perdida. Ahora tengo un poco más de peso en el equipo y la Copa es una experiencia que no siempre se puede vivir, por lo que tengo ganas de disfrutarla al máximo.

¿Qué ha mejorado Itziar Ariztimuño de un año a otro?

Mi gran mejora está, posiblemente, en no jugar tan acelerada. La experiencia con la selección U20, los consejos de Mario y mis compañeras… creo que poco a poco tengo más paciencia y sé tomar mejores decisiones.

¿Qué te pide Mario?

Mi responsabilidad es controlar el ritmo del partido, no perder balones… Que el partido no sea un caos. No es fácil, eh (risas). Mario me da todas las pautas posibles y yo intento aprender lo máximo posible.

¿Está olvidado ya el bajón de la Eurocup?

En su momento fue complicado. Nos dio rabia sobre todo porque habíamos hecho una gran ida, pero bueno, ya está olvidado. Llevamos varias semanas a buen nivel en la liga y ahora llega la Copa. No nos queremos poner expectativas altas, pero tenemos mucha ambición.

Derbi en cuartos vs IDK. 

Creo que ambos equipos nos parecemos, somos muy peleones… creo que llegaremos igualados al final, por lo que los detalles acabarán decantando la balanza. Se nos avecina un final agónico. Un derbi vasco motiva.

Si lográis el pase podría tocar Avenida… ¿O queda muy lejos aún?

Primero tenemos que pensar en el IDK y después ya veremos qué nos toca si pasamos. Pero bueno, si tocase el Avenida en la liga ya demostramos que podemos competir contra ellas. Y en Copa… todo puede pasar.

¿Qué os falta para ganar a los dos «monstruos» de la Liga?

Avenida y Girona tienen dos plantillones, con jugadoras WNBA… Y llevan años llegando a la final. Pero esto es la Copa, no hay que tener miedo de nada ni nadie.

¿Qué objetivos personales se marca Itziar a corto-medio plazo?

Me queda mucho por aprender y mejorar. Mi deseo es ir dando pasitos poco a poco, escuchar a mi cuerpo técnico, a mis compañeras y crecer como jugadora. Y como equipo pues lógicamente que lleguemos lo más lejos posible en Copa y Liga.