Una noche especial y mágica para Juan Carlos Navarro. Así ha sido el homenaje que se ha celebrado en el Palau Blaugrana por uno de los mejores jugadores de la historia del Barça Lassa, en una jornada emocionante que se ha culminado con la retirada de la camiseta con el número 11. Un dorsal y un nombre que ya para siempre quedará en el recuerdo de todos los aficionados, que han querido acompañar la leyenda azulgrana en el día más esperado.

El acto, lleno de música, colores, grandes palabras de agradecimiento y emoción, se ha iniciado con unas proyecciones audiovisuales nunca antes vistas en el pabellón azulgrana. Con un vídeo mapping sobre el parqué del Palau ha recordado la trayectoria del más grande, que se despide después de levantar 35 títulos en 20 temporadas.

Todo ello, amenizado con música que ha animado al público, antes de la entrada de los jugadores del primer equipo y del baloncesto base, que han hecho un pasillo para Navarro hasta el medio de la pista. El Palau, que resonaba aplausos por todas partes, ha colaborado en la entrada del ’11’ con unas cartulinas en forma de camiseta azulgrana que lucían su número.

El directivo responsable de la sección, Joan Bladé, junto con los ex jugadores Nacho Solozábal, Andrés Jiménez y Roberto Dueñas, le han hecho entrega de una camiseta enmarcada. Además, Felipe Reyes, capitán del Real Madrid, le ha entregado un recuerdo conmemorativo.

Una camiseta eterna

El momento más especial de todos, sin embargo, ha sido a la vez el más esperado. La entrada de su familia ha sido el momento clave, ya que sus dos hijas han sido las encargadas de descubrir la camiseta con el ya mítico dorsal ’11’, tras una cuenta atrás y en medio de una grandísima ovación.

En este acto no podían faltar las palabras del eterno ’11’ azulgrana: «Este era el homenaje que quería. Estar en el Palau rodeado de mi familia y de mi gente». «Cuando mi padre me puso una canasta en el patio de mi casa, ni en el mayor de mis sueños me imaginaba que mi camiseta se retiraría en el Palau», ha exteriorizado un nervioso y emocionado Navarro que no olvidará nunca este día. Ni él, ni un Palau que ya para siempre mirará al techo y dirá, con orgullo, que ha visto crecer Juan Carlos Navarro.

Foto: FC Barcelona