Desde que tomara aquella desafortunada decisión de abandonar las semifinales de Copa ante el Panathinaikos, el Olympiacos vive un periodo de crisis en su juego, agravado por las lesiones (Strelnieks, el último en caer) y con unos resultados que le han complicado la vida en la Euroliga.

Tras caer anoche en casa contra el CSKA (81-97), los de David Blatt encadenan 5 tropiezos consecutivos en la máxima competición continental. 6 derrotas en los últimos 7 partidos que suponen un cambio radical en los objetivos del club heleno. De luchar por la 4ª plaza (factor cancha en Playoffs) a pelear por no quedarse fuera del Top 8.

Olympiacos es ahora mismo 8º en la tabla con un balance de 12 victorias y 12 derrotas, el mismo que ostentan Baskonia y Bayern (al que se medirá en apenas 17 días).

Frente al conjunto ruso acusaron en exceso la mala tarde de Milutinov (cargado de faltas) y la escasa contribución de Weber, Williams-Goss y Papanikolaou (12 puntos entre los tres). Solo Leday (21+9, 28 de valoración) salvó los muebles. Todo lo contrario por parte del CSKA, que tuvo hasta seis jugadores en dobles dígitos de anotación. Higgins (18 puntos) fue el máximo anotador, mientras que el Chacho se lo pasó en grande (15 puntos, 3 triples, y 12 asistencias).