El Herbalife Gran Canaria se dio un festín en el último partido de la Euroliga como local, doblegando al Olympiacos 90-67 en una noche casi perfecta. Los de Pedro Martínez, que suman ya 8 victorias, rompieron el choque en un 3Q fabuloso con un Eriksson celestial. El sueco anotó 24 puntos con un reseñable 6 de 10 en triples.

El encuentro fue una fustigación para los de Blatt, otra vez sin sus dos bases titulares, que están obligados a ganar ahora sus dos partidos en El Pireo si quieren jugar los Playoffs de la Euroliga.