Cada vez que paso por la Avenida Gaudí recuerdo nuestros cafés, nuestras charlas de baloncesto, cómo me contabas apasionadamente tus proyectos. Te echo de menos, Jordi. Un abrazo fuerte. 

Tal día como hoy hace un año contábamos la desgraciada y triste noticia del fallecimiento de Jordi Sampietro, un apasionado del baloncesto, un ferviente defensor de la formación en la base.

Por suerte, un año después -qué rápido pasa el tiempo, leches- el legado de Sampietro sigue intacto. Y todo gracias a su hermana Yolanda, así como a algunos de sus inseparables compañeros, como Toni Julián o Albert Casanelles, que mantienen la oferta de campus de baloncesto con la metodología que fomentó Jordi: intensidad balcánica y predominio del inglés como lengua vehicular.

La empresa ya no se llama Belgrado Basketball, sino Sampietro Belgrado Basketball. Una refundación para rendirle el mejor tributo posible: prolongar su magnífica labor formativa.

Sin ir más lejos, esta Semana Santa volverán a Pallejà [13 al 16 abril] con un campus dedicado a niños y niñas de 8 a 19 años.

El legado de Sampietro continúa allí dónde más disfrutaba Jordi: en una pista de baloncesto. Y ojalá sea por muchos años más.

PD: Seguidles en sus nuevas redes sociales –> Facebook, Twitter e Instagram.