Tecnyconta Zaragoza logró remontar un partido que llegó a ir perdiendo por doce. Un inconmensurable Stan Okoye (30 puntos, 6 triples y 32 de valoración) dio alas a un Zaragoza que remontó desde la defensa a un Unicaja que se vio asfixiado.

El primer cuarto fue una puesta en escena de lo que iba a ser la hoja de ruta de los primeros diez minutos. Una ida y vuelta de estilos ofensivos. Tecnyconta Zaragoza fomentaba canastas fáciles, mediante bandejas; frente a un Unicaja que buscaba el aro desde el triple y que le funcionó pese a la poca solidez defensiva. Un gran Stan Okoye, con once puntos ponía el 23-20 y sujetaba a los locales en el primer cuarto.

En el segundo cuarto, las buenas noticias cajistas pasaban por el regreso de Alberto Díaz, que volvía a sentirse jugador tras casi tres meses fuera. El malagueño ponía solvencia atrás y ayudó con un triple de los cuatro que encadenó Unicaja para adelantarse gracias a un tremendo Milosavljevic. En Zaragoza la tentativa de reacción pasaba por el joven Carlos Alocén y la fuerza de Fran Vázquez. Unicaja puso una marcha más en cuanto a energía y lograron encauzar el segundo cuarto con un 33-44 a favor.

Tecnyconta Zaragoza salió enchufado del vestuario, poniéndose a uno de Unicaja y corriendo contraataques que culminaba bien Radovic. Unicaja decaía y empezó a perder balones, pero un precipitado Zaragoza desaprovechaba sus situaciones de ataque. Los de Fisac empezaron a errar, concedían rebotes en ataque que generaban segundas oportunidades a un Unicaja. Los de Aragón se mostraban fieles a sus ideas, usando a Fran Vázquez como recurso interior que abría la cancha para jugar situaciones con McCalebb. El partido se embarró en el 52-55. Los visitantes castigaban con un triple de Wiltjer las pérdidas de balón del conjunto maño. A pesar de que ambos equipos se apagaron en ataque y empezaron a producir mejores defensas; Unicaja se escapaba de nuevo y lograba cerrar el cuarto con victoria (52-61) a favor de los cajistas.

Se consumían los dos primeros minutos del último periodo y ninguno de los dos equipos lograba anotar. Las defensas seguían marcando el ritmo del partido, rompió ese ritmo Wiltjer con un triple que colocaba a Unicaja con una diferencia de 52-64 a favor y colocando su máxima en el partido. Fran Vázquez la hundía para dar los primeros puntos a los zaragozanos en este cuarto. Shermadini producía puntos a la par que problemas para el planteamiento defensivo de Zaragoza. Un tremendo Okoye y la defensa alternativa planteada por Fisac acercaron a Tecnyconta y lo reengancharon al partido, manteniéndolos más vivos que nunca. Stan Okoye se iba a los 25 puntos y ponía a su equipo a dos puntos de los visitantes. Los malagueños faltos de ideas ante el planteamiento local no encontraban ninguna vía para anotar y Okoye seguía con la mano caliente y anotaba un triple contra el tablero que dejaba con opciones a Zaragoza a falta de treinta segundos y con 69-70. La intensidad atrás de Zaragoza provocaba que Roberts fallase un triple a falta de cinco segundos. A los de Fisac les quedaba una más y Seibutis abonaba a los años a la épica convirtiendo un dos más uno que les ponía 72-70 a falta de tres segundos. A Zaragoza solo le quedó defender la última posesión y esperar a ver cómo Milosavljevic fallaba el último triple dándole así la victoria a un Zaragoza que salvó el partido y se lo llevó gracias a un estelar Okoye y un magnífico planteamiento defensivo en el último cuarto. Con esta victoria, el equipo maño alcanza a Morabanc Andorra con 13-12 y su sueño de playoffs sigue más vivo que nunca.