No le gustan las comparecencias en público, pero en el trato personal enhebra una dialéctica más que correcta para explayarse. Cuesta sacarle una sonrisa, hasta que sale a colación la pesca como algo más que un hobby. “Es mi vía de escape para descansar y desconectar en verano“, asegura Rolands Smits [25/06/1995, Valmiera, Letonia], que confiesa no haber tirado aún la caña en España. El alero del FC Barcelona Lassa atiende a Fullbasket a una semana del arranque de los Playoffs de la Euroliga. Bajo el arquetipo rostro báltico se esconde la figura de un deportista trabajador, llano y con los pies en el suelo.

Llevamos varios meses de competición y ahora llega lo bueno. ¿Qué ambiente se respira en el vestuario?

Tenemos muy buenas sensaciones, la verdad. Creo que vamos a llegar lejos si mantenemos la línea actual de trabajo. No veo una locura llegar a la Final Four y también a la final de la ACB, claro. Hay que seguir unidos, no debemos temerle a nadie.

El año pasado no estabas, pero el cambio mental de una temporada a otra es sustancial. ¿A qué se debe?

No puedo opinar sobre el curso anterior, pero yo creo que la clave es el trabajo diario. Buscamos ser mejores y entender que un partido es muy largo. Fuera de casa siempre costará más porque no tienes el apoyo de la gente, pero nosotros intentamos olvidarnos del ambiente. Eso sí, en el Palau es todo más fácil.

¿Tiene este equipo margen de mejora?.

Se puede mejorar en todo, pero yo creo que el equipo está muy bien.

Hablemos del Efes. Les ganasteis en el Palau pero fueron muy superiores en Estambul. ¿Son favoritos?

En primer lugar déjame decirte que es una lástima no tener el factor pista a favor, aunque no podemos pensar en eso. Queremos ganar uno de los dos partidos en Estambul, e iremos a por los dos. Tenemos ganas de revancha tras lo de hace unas semanas.

¿Cuáles pueden ser las claves?

Hay que parar sus transiciones porque son un equipo con una alta capacidad en el uno contra uno, también lanzan bien de tres… Tenemos que minimizar sus virtudes, que son muchas, y superarles en el apartado físico. Vuelvo a lo de antes, debemos estar unidos y remar en la misma dirección.

Se dice que Fenerbahce, CSKA y Madrid están un escalón por encima vuestro del Efes.

No estoy de acuerdo. Hombre, son equipazos, claro. Pero nosotros este año hemos ganado muchas veces al Madrid. Entre estos equipos cada partido es muy distinto y todo puede pasar. Pero no creo que estemos por debajo.

Empezaste la temporada con un rol residual y en el último mes y medio sus apariciones son constantes. ¿Cómo se logra estar anímicamente conectado?

Los primeros meses fueron duros porque no jugaba, no te voy a mentir. Eso sí, seguía y sigo trabajando para aprovechar las oportunidades cuando el coach crea que las merezco. Tengo que estar muy preparado, estoy en un club de una exigencia máxima.

¿Es Pesic tan exigente como aparenta desde fuera?.

Sí, lo es… pero en el buen sentido. Exige por el bien colectivo, para que cada jugador mejore y después se beneficie el equipo. Me gusta su dureza, creo que es una de las claves de la buena temporada que estamos haciendo.

Entre viajes, entrenamientos, partidos… ¿has tenido tiempo para asimilar todo lo que estás viviendo? De LEB a Euroliga en pocos años.

La verdad es que hay poco tiempo para reflexionar durante la temporada, pero vivo como en una nube. Soy muy feliz y ojalá pueda quedarme aquí muchos años.

¿Te imaginabas cuando eras pequeño llegar a jugar en el Barça con 23 años?

Qué va. Era impensable para mí. Yo solo pensaba en jugar partidos y pasármelo bien.

¿Con qué edad empezaste?

Con 8 años.

¿Quién te acercó al mundo de la canasta?

Mi padre. íbamos a ver todos los partidos del equipo de la ciudad hasta que un día me dijo si quería probar, a ver que tal se me daba porque era bastante alto.

Y…?

¡En mi primer entreno me salían cosas que ni yo me imaginaba¡ [risas]. Nadie hubiera dicho que era mi primer entrenamiento, pero la verdad es que me gustó.

¿No habías practicado ningún deporte antes?

Ni había hecho ni he hecho otro deporte en mi vida. Mi padre tenía claro que para ser jugador debía trabajar única y exclusivamente para el baloncesto. Y así lo he hecho.

¿Tenías referentes de pequeño? ¿Veías baloncesto por televisión?

Mi padre sí seguía partidos de competiciones como la Euroliga o la NBA, pero yo solo iba a ver los partidos de la liga báltica. Nada más. Intentaba ver a mis amigos y jugar yo. Me lo pasaba muy bien pero no era freak, nunca he sido uno de esos chicos que tuviera los típicos ídolos.

Desde que pusieran los ojos en ti en 2011 y te trajeran de Letonia has ido pasando por todas las categorías del baloncesto español. ¿Se valora más así lo conseguido?

Por supuesto. A mí nadie me ha regalado nada. Siempre he escuchado a todos los entrenadores que he tenido con el objetivo de crecer. A todos les estoy muy agradecido porque me han ayudado individualmente a ser mejor jugador y persona.

No tuvo que ser fácil dejar Valmiera.

Bueno, el primer año realmente me centré mucho en el baloncesto y me evadí de todo lo demás, por lo que apenas pensaba en otra cosa. Después sí empecé a echar de menos a los míos. Pero vaya, creo que mi adaptación a España fue fácil. Mis compañeros en Fuenlabrada me ayudaron mucho.

Hablemos del baloncesto en tu país. Hay motivos para estar ilusionados con la actual generación, ¿no?

Yo creo que sí. Tenemos una selección potente en la actualidad… y creo que tenemos el futuro asegurado porque hay jóvenes que están saliendo con mucho talento. Vienen pisando fuerte. Fíjate cuántos vienen a España. Los clubes trabajan muy bien desde la base, eso es fundamental para el desarrollo de los chicos.

Este verano, sin embargo, os quedáis sin Mundial.

Sí, las ventanas FIBA nos han fastidiado… pero no podemos hacerle nada. Trabajaremos duro para volver a disputar un campeonato de selecciones.

Eres del 95… como Porzingis. ¿Te lo imaginabas destacando en la NBA?

Hace unos años no lo hubiera pensado, pero tras su último año en la ACB, donde explotó, tuve claro que iba a hacerlo muy bien.

¿Y a Kurucs?

Aquí no jugaba tanto, pero allí ha sabido aprovechar las oportunidades y lo está haciendo muy bien. Me alegro mucho por él.

¿Y tú, te ves en la NBA algún día?

Cualquier jugador tiene el sueño de llegar ahí, es obvio. Pero mi mente está única y exclusivamente en el Barça.

Verano sin campeonato de selecciones… ¿En qué aspectos se centrará Rolands Smits este verano para mejorar? 

Siendo joven tengo margen de mejora en todo, lo tengo claro. Quizás necesito más regularidad en mi tiro. Este verano trabajaré mi mecánica y sobre todo el manejo de balón. Y claro, la condición física, que las temporadas son muy duras [risas].

Alternas dos posiciones, algo muy positivo en el baloncesto actual.

Intento dar mi máximo juegue en la posición que juegue. Habitualmente lo hago más en el 3, pero no tengo problemas en jugar dentro. Los jugadores son cada vez más versátiles, más rápidos, botan mejor… yo tengo que estar preparado para defender a alguien más veloz, a alguien más físico… Claver es un buen modelo en el que fijarme.

¿Cuál es el rival que más te ha costado defender en Euroliga?

No sabría decirte alguien en concreto porque la mayoría son muy buenos. Sí te puedo decir que defender a Chris Singleton es durísimo. Es muy bueno, tiene físico y puede sacarte un tiro desde cualquier parte de la cancha.