A las puertas de su sexta Final Four, su discurso destila sabiduría e invita permanentemente a la reflexión. Directo y sincero, Roberto Íñiguez (05/IX/1967, Vitoria) atiende a Fullbasket desde Sopron, sede de los que serán los últimos cuatro partidos del curso en la Euroliga femenina.

Llegó la hora de la verdad. ¿Aumenta ahora la presión por culminar el trabajo de varios meses?

Durante todo el año hemos seguido una línea de exigencia alta, y esto no cambia ahora por la Final Four. Lógicamente es un evento único y trascendental, pero nuestras ganas son siempre máximas. Físicamente tenemos algún problemilla, pero es algo lógico a estas alturas con temporadas tan largas.

En semifinales espera el vigente campeón (UMMC). ¿Ve factible una sorpresa? Ustedes han sido el único equipo capaz de derrotar al Kursk esta campaña…

Voy a ser muy claro. Para mí UMMC y Kursk no son los mejores equipos de Europa, son los dos mejores del mundo. Creo que UMMC podría ganar la WNBA si la disputase. Son dos equipos de otro mundo y salvo sorpresa van a ser los finalistas. Eso no significa que no tengamos opciones, pero las diferencias son ostensibles. Empezando por el dinero.

Meterse en la Final Four tiene mucho mérito.

Y más por segundo año consecutivo. La gente siempre pide repetir, como mínimo, lo que has logrado en el curso anterior. Nosotros este año sabíamos que tendríamos rivales durísimos como TTT Riga, Hatay… y una de las plazas que yo consideraba fijas en la F4 era la de Fenerbahce, pero no les ha ido la temporada como esperaban. Así que ahí estamos.

Va a disputar su sexta Final Four. Equipo que coge, equipo que lo lleva al límite de sus posibilidades. ¿Cuál es la receta?

(Risas) Entrenar duro, liderar, no jugar siempre igual y saber adaptarse a lo que tienes en el equipo. Para ello tienes que exprimirte la cabeza al máximo en verano. Y durante el curso yo insisto mucho en mejorar a las jugadoras individualmente. Trabajar la técnica individual es cada vez más importante. El crecimiento personal consigue un progreso colectivo sustancial.

Tres entrenadores españoles en una Final Four. ¿Un lujo, verdad?

No soy yo quién deba juzgar eso. Personalmente son 7 años disputando la Euroliga y 6 alcanzando la Final Four. Eso requiere mucho trabajo y esfuerzo. Sois vosotros, los periodistas, así como los aficionados, los que tenéis que apreciar nuestra trayectoria. Sin embargo, por ejemplo en mi año en Orenburg no pudimos meternos en la F4 y creo que es de mis mejores años en los banquillos. Y ahí no me llamó nadie. Y lo entiendo, eh, pero es una buena demostración de que los entrenadores debemos pensar más en baloncesto y menos en lo que se pueda decir de nosotros por ahí.

Hablando de F4… al fin le llegó la hora a Vitoria.

Me hace muchísima ilusión. Ojalá pueda llegar el Baskonia, aunque va a estar difícil. Ahora bien, fíjate la ciudad de Vitoria el mérito que tiene deportivamente hablando. Tiene un equipo luchando por la F4 de la Euroliga, un equipo de fútbol cerca de los puestos europeos, un equipo de baloncesto femenino que organiza una Copa, otro de LEB Oro… No es solo Baskonia, la ciudad tiene un nivel deportivo excelente.

Es uno de los entrenadores que más usa el Twitter, y normalmente con mensajes didácticos o reflexivos. ¿Lo hace por algún motivo?

La verdad es que por placer, no busco ni seguidores ni más repercusión. Intento expresar aquello que siento. Y si es de utilidad, fantástico. Por ejemplo, ahora soy bastante insistente dentro de mi staff con una palabra que no es mía pero que considero clave en el baloncesto: conectar. Conectar con las jugadoras, escucharlas de verdad, intentar entenderlas, comprender al que tienes delante… Si ellas perciben un interés real la relación personal gana mucho. El aspecto mental es cada día más importante en el baloncesto y creo que conectando todo es más sencillo.

Permítame que le pregunte por la salida de Ángela Salvadores. ¿Qué pasó?

Es muy difícil hablar de esto en pocos minutos. Nadie hasta ahora me había preguntado por Salvadores desde que salió de Sopron. Eso sí, he leído y escuchado desde entonces tantas chorradas sobre ella que me entra la risa. La gente comenta en redes sociales sin tener ni idea. Pero es que todo mentira. Lo digo en mayúsculas y por no decir otra cosa: he leído chorradas como la copa de un pino.

Ángela hizo un trabajo aquí en Sopron brutal, tanto individualmente como colectivo. No tengo nada, absolutamente nada, que reprocharle. Era la jugadora que más trabajaba del equipo y con diferencia. Física, técnica y mentalmente. La decisión que tomamos con ella fue por su bien personal y profesional. Aquí no iba a ser titular y ella reclamaba más minutos, pedía liderar un equipo. Aquí yo no podía darle eso. En Hungría solo puedes usar 4 fichas extranjeras, por lo que siempre teníamos que descartar a una jugadora. Y como de interiores no vamos sobradas, muchas veces le tocaba a Ángela. Y eso me dolía porque su trabajo merecía mucho más. Yo sé que a ella le fastidió salir de aquí, pero la decisión la tomamos pensando en ella. Lo que haga ella a partir de ahora ya no depende de mí.

Ángela llegó aquí con un talento asombroso con balón, pero tenía muchas carencias en el trabajo sin balón: cerrar el rebote, la defensa del 1vs1… Trabajó muchísimo y mejoró una barbaridad. Ahora su futuro dependerá de lo que ella quiera esforzarse y de sus agentes.

Las redes sociales son un peligro.

Por eso quiero decir que todo lo que se dijo de ella cuando salió de aquí me pareció una aberración. La gente opinó sin saber. Son frikis que intentan dar noticias sin tener ni idea. Twitter es una taberna de borrachos, y me da igual que la gente me insulte, no se puede opinar sin haber estado en un sitio. La gente se imagina las cosas. Cuando yo ficho a una jugadora no miro sus mejores jugadas 10 minutos y ya está. No, yo necesito ver a una jugadora varios partidos completos, analizar cómo reacciona cuando la cambian, ver sus actitudes en diferentes fases de un encuentro… Eso es conocer a una jugadora. Pues lo mismo con los hechos. Si no los vives no se puede suponer o directamente inventar. Solo tengo palabras de agradecimiento para Ángela. Cualquier entrenador que me llame le diré que la fiche porque es muy buena. Tiene problemas de carácter, como todos, todos somos raros. Pero ella quiere triunfar y no le preocupa trabajar para aprender. Hay pocas jugadoras como ella.