Tras varios meses de espera ha llegado el momento de la verdad. Los Playoffs de la NBA ya han comenzado, y lo cierto es que no están decepcionando. La primera tanda de partidos nos ha dejado varias sorpresas como las victorias de los Nets y los Magic y muchísimo espectáculo. Ahora ya en frío toca repasar algunas de las principales claves de los primeros partidos.

El poco acierto de los Sixers

Cuando los Sixers se hicieron con Jimmy Butler a principios de temporada las principales dudas eran sobre cómo iba a encajar con Joel Embiid y Ben Simmons, sobre todo en momentos importantes. Y es que pese a que los tres son unos auténticos jugones ninguno de ellos es un tirador consistente des del triple.

Precisamente el poco acierto desde la línea de tres fue uno de los factores decisivos en la derrota de los Sixers (110-102) del sábado. Los locales sólo anotaron 3 de los 25 triples tiraron, y así es muy difícil ganar. Ni siquiera J.J. Redick (5 puntos y sólo un 1 de 4 en triples) y Tobias Harris (4 puntos y un 0/2 en triples) estuvieron acertados.

La falta de acierto des del triple se cargó por completo el sistema ofensivo de los Sixers. Tanto Embiid (5/15 en tiros de campo) como Simmons (9 puntos y 4/9 en TC) tuvieron una noche de perros. Sólo Jimmy Butler, que se fue hasta los 36 puntos, tuvo una buena noche

El ataque del equipo de Brett Brown sólo puede funcionar si sus tiradores (Redick, Harris y Mike Scott) son una amenaza real des del perímetro. Si los Sixers no consiguen empatar la serie esta noche podrían meterse en un lío muy gordo.

Los Magic, fuertes en el clutch

Durante la fase regular los Magic han tenido el segundo peor Offensive Rating (95,3) de toda la NBA en los minutos del clutch. El clutch se refiere a los últimos cinco minutos del último cuarto o de la prórroga, siempre que haya una diferencia de cinco puntos en el marcador.

Pues bien, en la victoria contra los Raptors (104-101), los Magic estuvieron absolutamente implacables durante los últimos momentos del partido. En los últimos cinco minutos del último cuarto, Orlando anotó 6 de los 10 tiros que intentó, con un magnífico 3 de 4 en triples. Entre ellos se incluye el decisivo triple ganador de D.J Augustin. Tuvieron un Offensive Rating de 150, nada que ver con lo visto en la temporada regular.

Kyle Lowry fue la otra cara de la moneda. El base de los Raptors vivió una noche de perros. Lowry falló los siete tiros que lanzó y se fue a casa sin anotar ni un sólo punto. Su mala actuación ha despertado algunos viejos fantasmas. Y es que los problemas de Kyle Lowry en los Playoffs no son un tema nuevo. La cuestión es: ¿Hasta dónde podrán llegar los Raptors si su base titular no dá un paso adelante?

Los Rockets golpean primero…con una ataque muy coral

Los Jazz y los Rockets son dos polos opuestos. Los primeros son un equipo tosco, profundo, fuerte en defensa y muy coral en ataque. Los segundos son un equipo bastante más ofensivo, y que suele depender muchísimo de su estrella para generar puntos. Por eso precisamente es una de las series más interesantes.

Con lo que muchos no contábamos era con el hecho de que los Rockets iban a ganar haciendo gala de un estilo coral que no hemos visto mucho este año. Y es que esta vez Mike D’Antoni utilizó una rotación de hasta 10 jugadores, algo muy poco habitual en él. La cosa es que la estrategia funcionó. 7 de los 10 que jugaron consiguieron superar los dobles dígitos en anotación. Eso sí, como siempre capitaneados por Harden, que registró 29 puntos y 10 asistencias.

Los Jazz, por su parte, no lograron encontrarse a sí mismos en ningún momento. El equipo rocoso y fuerte que logró la quinta plaza del Oeste no apareció por ninguna parte. Un dato refleja bien lo que fue la defensa de Utah. Durante la fase regular los Jazz han encajado sólo 42,7 puntos por noche en la pintura. En la derrota del domingo encajaron 62.

Tampoco el ataque funcionó. Los Jazz tuvieron sólo un acierto de un 39% en tiros de campo, y de un 26% en triples. Sumaron además 18 pérdidas de balón. Una noche muy negra.

Enes Kanter al rescate

La lesión de Jusuf Nurkic hace unas semanas supuso un golpe muy duro para las aspiraciones de los Blazers. Sin embargo, Enes Kanter está dispuesto rellenar el gran espacio que ha dejado Nurkic. Y es que el pívot turco hizo un auténtico partidazo contra los Thunder, que fue decisivo para que Portland se llevará el primer partido (99-104).

Kanter firmó 20 puntos y 18 rebotes (7 de ellos ofensivos) frente a una de las defensas más sólidas de la NBA. Y es que este año sólo ha habido dos jugadores capaces de conseguir un 20-18 contra los Thunder: Anthony Davis y Giannis Antetokounmpo. No es nada fácil anotar en la pintura de OKC con un monstruo como Steven Adams dirigiendo esa defensa.

El buen rendimiento de Kanter y de los grandes estrellas de los Blazers, Damian Lillard y C.J McCollum, serán un factor decisivo para que el equipo llegue lejos en estos Playoffs. Hasta ahora Dame sólo ha ganado dos series en sus cinco participaciones en la postemporada, y está claro que este año no se va a conformar con nada que no sea llegar a las Finales de Conferencia.