El Real Madrid de Baloncesto viajaba a Murcia para enfrentarse a un UCAM que no pondría las cosas fáciles en su cancha. Un partido muy interesante en el que los locales se veían con la necesidad de ganar ante un equipo muy complicado para no descolgarse de la lucha por no descender. Además, en el anterior encuentro (el UCAM Murcia) cortó una racha de tres derrotas y esperaban dar la sorpresa ante un Madrid que estaba a un punto del Barça y el correspondiente liderato.

En cuanto al partido, destacar que los dos impusieron un ritmo bastante lento respecto a lo que acostumbran. El UCAM comenzó mandando e imponiendo su juego. Sin embargo, al equipo blanco no le costó conseguir un buen parcial e igualar rápidamente el marcador. Tavares supo sacar partido a las constantes penetraciones del rival y en los primeros compases ya llevaba dos tapones. Doyle fue el mejor de un primer cuarto en el que se fue hasta los ocho puntos y con un tres de cinco en tiros de campo. Por parte del Real Madrid la buena noticia fue la vuelta de un Sergio Llull que reaparecía tras su lesión.

Sergio llull reaparecía tras su lesión

El segundo cuarto empezaba con un marcador de 18 a 19 para el Real Madrid de Baloncesto. Lecomte abría el marcador con un tiro de media a distancia y ponía de nuevo al Murcia por delante, un lanzamiento que fue respondido por una canasta de un Thompkins que anotaba sus primeros dos puntos del partido. El UCAM Murcia estaba consiguiendo poner las cosas complejas a un Real Madrid que no carburaba como es debido y a cinco minutos del descanso, Hunt, anotaba una bandeja que colocaba el 27 a 28 en el electrónico y reducía distancias. Los dos equipos se iban a vestuarios tras una canasta de un Causeur que no jugó más de tres minutos en toda la primera parte. Los mejores en anotación de ambos equipos fueron Campazzo (10 puntos) y Doyle con los mismos que el argentino.

 

El UCAM Murcia se agarra al marcador

La anarquía ofensiva del Murcia sufría la ausencia de un Booker que, en el primer tramo, no encontró los puntos que dieron la victoria a su equipo en la anterior jornada. Pese a eso, en el tercer periodo consiguió salir del pozo y los puntos empezaron a llegar. Con malos porcentajes, pero llegaban. En cuanto a las distancias en el marcador, destacar que se mantenían y ningún equipo conseguía despegarse. Cuando los blancos gozaban de cierta ventaja, el Murcia se agarraba al partido y no permitía que el Madrid lo rompiese. Dos canastas de Campazzo que, sin hacer mucho ruido, fue el mejor del partido colocó el +7 de los blancos. Renta que se encargaron de reducir rápidamente y con una canasta de Mitrovic se puso final a un tercer cuarto que acabó 64 a 69.

Así llegaban los dos equipos al último asalto con todo por decidir y con un Murcia que quería morir matando. Y con esa mentalidad salieron empatando el encuentro en los primeros minutos. Hecho que obligó a Laso a pedir tiempo y abroncar a sus jugadores. Soko, Booker y Doyle unieron fuerzas poniéndose con dobles dígitos en anotación y colocando el empate a 73 con tres minutos por jugar. El ‘15’ del Murcia perdonó los dos tiros libres y no conseguía poner la diferencia a una posesión para afrontar los últimos dos minutos. Momento en el que la estabilidad anotadora se implantó en el choque y ninguno de los dos conseguía anotar. Soko tiraba de héroe y sacaba un 2+1 prodigioso que revitalizaba las esperanzas murcianas con 14 segundos y un punto de ventaja para el Real Madrid. Con el Murcia obligado a hacer falta, Campazzo no falló y colocó el +3, el UCAM se lo jugaría todo a una carta. Una jugada que acabaría en pasos y con las esperanzas de los locales.

Victoria del Real Madrid que se encuentra en un momento dulce y saca un encuentro en un pabellón muy complejo. El UCAM Murcia luchó en todo momento y demostró ser capaz de competir contra los mejores. Un equipo que, sin duda, dio la cara e hizo un gran trabajo. El equipo local debe mejorar en defensa si quiere seguir en la lucha por mantener la categoría. El mejor del partido fue un Campazzo que acabó con 19 puntos, dos rebotes y tres asistencias ante su ex-equipo.