Houston Rockets 126-121 Golden State Warriors (1-2)

Estaban con pie y medio fuera de la eliminatoria y apareció él. El MVP. James Harden (41 puntos) anotó cinco seguidos en la prórroga, fundamentales entre las malas decisiones y los errores de los Warriors en el tramo decisivo, pese a los 46 tantos de Kevin Durant. El equipo de Mike D’Antoni salva los muebles y resurge con mucha vida para los próximos duelos.

Otro partido largo para el quinteto de la muerte -todos por encima de los 40 minutos, 50 para Durant-, pero igual de efectivo. Solo siete puntos sumó el banquillo de Golden State. Este dato demuestra dos cosas, un arma de doble filo: por un lado, qué buenos son los cinco insustituibles y qué bien están jugando (otro parcial positivo para ellos) y por otro, Kerr no tiene banquillo, literal. Hoy -y quizá más veces en un futuro próximo- primó más la profundidad del armario que los mejores trajes.

Iman Shumper, por ejemplo, aportó tres triples desde el banquillo, más que todos los suplentes de los Warriors. Por momentos, el cansancio hizo mella a los de La Bahía, e Iguodala no retuvo a Harden tan acertadamente como en otras ocasiones.

Este TAPÓN de Capela, ¿el mejor de los últimos años?

Dos segundas espadas a escena: Draymond Green volvió a multiplicarse (19-11-10 para él). Qué Playoffs está haciendo. Hasta de coco ha mejorado; y Eric Gordon, sobresaliente con sus 30 puntos y 7/14 en triples. Porque Harden puede ganar solo a muchos equipos, pero no a estos cinco de los Warriors. Necesita días así de sus compañeros.

Tampoco está mal Durant, ¿no?. Alma viva de su equipo, remonta el partido cómo y cuándo quiere. Los Rockets, en el tercer cuarto, llegaron a estar 13 arriba. 10 puntos en 2 minutos de KD solucionaron la papeleta e igualaron el partido de cara al último cuarto. No hay otro jugador en el planeta que condicione tanto un encuentro como Durántula.

Quizá, para quien quiera discutir, su rival sería Harden. La Barba, más cómoda que nunca, se gustó y no le tembló la mano. En juego, nada menos que la temporada entera. Un 3-0 para Golden State hubiera sido la sentencia. Anotó uno de sus triples característicos y otra entrada por su izquierda. Menos mal para Houston, porque Chris Paul, pese a su notable encuentro (14-8-7), firmó un final de último cuarto terrible, con dos pérdidas que le pudieron costar caro a su equipo.

No ocurrió porque los Warriors no acertaron los tiros en el tiempo extra. Ni Thompson (2/6) liberado de tres, ni Curry (2/9) en sencillas bandejas. Iguodala, especialista en últimas escenas, sí apareció, pero fue insuficiente. Paul siguió perdiendo balones, un mal menor al lado de los puntos de Harden. A él se agarró Houston para asegurar su primera victoria de la serie. Y con él pretenden igualar la contienda la madrugada del lunes al martes.

MVP Houston Rockets: James Harden: 41 PTOS, 9 REB, 6 AS en 45 MIN

MVP Golden State Warriors: Kevin Durant: 46 PTOS, 3 REB, 6 AS en 50 MIN