Partido a vida o muerte el que se disputó esta tarde en el Fernando Martín. Fuenlabreños y guipuzcoanos se enfrentaron con la mirada puesta en evitar los puestos marcados en rojo que conducen a la LEB el año que viene.

Ambos equipos estarán obligados a ganar para evitar el temido descenso. Se esperaba un partido en el cual la lucha entre ambos equipos fuera titánica, y no defraudó en absoluto. Sobre todo lo segundos finales del encuentro.

Un partido dónde ambos equipos comparten mismo objetivo, y misma misión: ganar el partido. Fue lo que se vivió hoy en el Fernando Martin. Dos equipos luchando por evitar el descenso.

El partido dio comienzo con un Delteco bastante ordenado y con ganas de llevarse el partido desde el primer segundo. Por el otro lado, Fuenlabrada empezo fuerte alcanzando una diferencia de 8 – 5 en los primeros cinco minutos. Pero fue un espejismo ya que el conjunto vasco a base de jugadas sencillas y tiros liberados consiguieron darle la vuelta en los cinco minutos finales.

Una renta y una ventaja que no abandonarían a lo largo de todo el encuentro, salvo en momentos puntuales y posteriormente en los instantes finales.

Se llegó al final del cuarto con un 11 – 16, a favor del conjunto visitante.

El segundo cuarto trajo más de lo mismo. El conjunto Vasco jugando ordenando y sabiendo cuál era el objetivo que venían a buscar a Fuenlabrada. Pérez y Nevels guiaban el ataque vasco. Y a través de una defensa seria y logrando que Fuenlabrada sólo pudiera tirar desde posiciones incómodas. Se llevaron el segundo cuarto y la victoria momentánea.

Por otro lado el Fuenlabrada seguía sin conseguir conectar un buen ataque y sin lograr armar una defensa que pudiera combatir las embestidas vascas hacia su canasta.

Entre un pletórico Rupnik en triples y un Kravtsov en modo anotador consiguieron que Delteco no aumentará la renta más de lo debido. Y aspirar a una posible victoria.

Destacaban en el lado fuenlabreño, Rupnik, Kravtsov y Kemp (que conseguía mantener vivo a su equipo a través de varios martes dignos de concurso).

Mientras que en el lado vasco, Perez, Nevels y Rebec, todos ellos logrando aumentar su registro anotador y provocando que Fuenlabrada no pudiera acercarse y soñar con una posible victoria.

Ambos equipos se iban al descanso. Con el resultado de 35-38, en el marcador.

El partido arrancaba de nuevo, Con un Fuenlabrada en modo “me quiero llevar la victoria”, consiguiendo por primera vez desde los primeros cinco minutos del encuentro dominar en el marcador, 50-46. Con un fuego rápido y explosivo que pilló por sorpresa a los jugadores vascos en la reanudación del encuentro.

El Delteco GBC, le costó entrar en los primeros compases de la segunda parte pero otra vez sus bases y sumando el juego interior de Sekulic y Burjanadze. Lograron darle la vuelta al luminoso y colocarse por delante otra vez provocando que el conjunto local entrara en un círculo de fallos continuos y sin poder encontrar una jugada sencilla y efectiva.

Se llegó al final del tercer cuarto con un ajustado 54-55.

En el último cuarto, empezo con ambos equipos muy igualados en el marcador, pero no en el juego que lo dominaba el conjunto vasco. Una serie de jugadas bastante efectivas por parte de los visitantes durante los primeros cinco minutos del cuarto provocaron que la diferencia entre ambos llegar a ser de 7 puntos a favor de Delteco GBC 56-63.

El Fernando Martín, entra en escena a tres minutos del final y aupó a su equipo a través de todo tipo de cantos y motivaciones. Se alzó como el sexto hombre que necesitaba el conjunto de Fuenlabrada. Y consiguió que su equipo llegara con opciones a los instantes finales del partido.

El partido se decidió en los últimos 30 segundos, donde hubo todos los ingredientes para hacer o nombrar este partido como el partido de la jornada. Entre parones por decisiones arbitrales, jugadas de tensión absoluta y máxima. Ambos equipos brindaron una lección magistral de baloncesto, el conjunto vasco seguía jugando de la misma manera que le había llevado a dominar el encuentro, pero el Fuenlabrada a base de fuerza, corazón y mucho orgullo logró gracias a su afición conseguir la victoria que le da matemáticamente la opción de jugar un año más en la liga Endesa.

Cabe destacar en el Montakit Fuenlabrada a Kravtsov, Rupnik y Cruz.

Mientras que en el Delteco GBC a Nevels, Sekulic y Burjanadze.

El encuentro acabó señalando en el luminoso un 70-69. Que llevó el delirio y la alegría a la grada fuenlabreña. Por la salvación conseguida de una manera ética por su equipo.

El Fuenlabrada será un año más equipo ACB.

FOTOGALERÍA