El dúo dinámico. La pareja indomable. Un binomio letal. Un tándem extraordinario. Shane Larkin y Vasilije Micic destrozaron al Fenerbahce en una semifinal que será recordada por la virtuosidad del estadounidense y el control del serbio.

Estos fueron sus números:

  • Shane Larkin: 30 puntos, 7 rebotes, 7 asistencias, 7 faltas recibidas. 43 de valoración.
  • Vasilije Micic: 25 puntos, 5 rebotes. 27 de valoración.

70 de valoración entre ambos, la misma cifra que la de todo el Fenerbahce. Casi nada.

Larkin firmó la mejor actuación individual en la historia de las Final Four. Nada pudo hacer Fenerbahce para detener al ex Baskonia, letal desde la línea de tres [5/9] y exquisito en las penetraciones. Cambió de ritmo cuándo y cómo quiso, se despegó de sus defensas con pasmosa facilidad y tuvo la capacidad de doblarla cuando los de Obradovic apretaron. Dibujó entradas para la galería, exhibiendo una técnica individual y una habilidad física que seguro le abrirán puertas nuevamente este verano en la NBA.

Micic, que oposita holgadamente al MVP de la temporada, estuvo brillante sobre todo en el segundo cuarto, con Larkin descansando en el banco, mostrando una noche más una inteligencia abismal para escoger siempre la mejor opción. Paciencia y un tiro en suspensión que cada día van a mejor. Jugadorazo.