Anadolu ahogó a Obradovic en táctica y fundamentos. Las avispas no supieron leer en ningún momento la propuesta ofensiva de un Anadolu Efes que se encomendó a un Larkin prodigioso. El de Ohio firmó una actuación para el recuerdo (30 puntos, 7 rebotes y 7 asistencias con un 43 de valoración). Día inolvidable para un Efes que sueña a lo grande.

Solo durante unos pocos minutos pudo disfrutar Fenerbahce de su juego, sobre todo gracias a un Ali Muhamed que se hacía grande y lograba encontrar los espacios ante un Anadolu adormecido de primeras en defensa. Los de Ataman no tardaron en despertar y pusieron 0-9 de parcial  con un Larkin enchufadísimo. Poco tardó en responder Melli desde larga distancia. Fenerbahce estaba ocasionando demasiados espacios a su rival, algo que aprovechaba Micić para poner el 8-13. La puesta en escena dejaba ver los primeros detalles de ambos equipos.

Fenerbahce encontraba bien a Green abriendo la cancha y encontrando oro en las esquinas, mientras que Efes encontraba a sus guerreros habituales generando sistemas para ellos a través de Larkin y Micic que encontraban a la perfección a un Moerman rebosante de confianza. Entretanto, el partido en igualdad absoluta (17-17) Anadolu entró en una racha de errores, motivados también por el cambio en defensa de los de Obradovic. A pesar de ello, Fenerbahce también llamaba un poco a la locura del partido y no encontraban los tiros.

El duelo entraba en una batería de errores e inconsistencia por parte de ambos conjuntos. Anadolu defendía bien los bloqueos y no generaba ventajas a su rival, pero tampoco aprovechaban sus situaciones en ataque. Ante tanto correcalles y ‘airballs’, Sloukas puso el 20-19 a favor de las avispas y cerrar así el primer cuarto.

Vasilije Micic daba la bienvenida al segundo cuarto llevando la batuta de los de azul. El serbio obligaba a cambiar la defensa de Obradovic constantemente, dejando a Vesely como marcador, algo que no impidió hacer volar a los de Ataman. 22-29 y obligando a Obradovic a parar el partido. El sistema de Efes pasaba por colapsar la zona, obligando a Fenerbahce a acudir más al tiro de tres, algo que no estaban llevando mal, principalmente gracias a la labor de Mahmutoglu, que encendió la mecha y acercó de nuevo a los suyos.

Entre ajustes constantes de Efes y el aprovechamiento de los ataques por parte de los de Zeljko, apareció Vesely, que tirando de su talento individual mantenía sujetos en el marcador a su equipo. Algo que Larkin negaría, el americano fue una marcha por delante durante todo el partido, dejando trazas de líder e inventándose una jugada que dejaría a James Anderson con un 3+1 y que llevaría a Anadolu por delante al descanso (40-45)

Tras el descanso, Larkin seguía con su show, machacando los cambios que proponía en defensa Fenerbahce y monopolizando el control de su equipo. Una auténtica exhibición que llamaba a la puerta de la victoria, Efes se lo estaba creyendo y Fenerbahce no reaccionaba en defensa, generando cambios defensivos constantes rebasados por la velocidad de los del Efes. Con 22 puntos de Larkin, Anadolu voló en el tercer periodo hasta el 57-68.

En los últimos diez minutos de partido, los de Ataman proseguían con la sangría. El partido sobrepasó defensivamente a los de Obradovic, el recital de Larkin y de Micic llevaba a Efes a la máxima ventaja, poniendo el 61-79 a favor de los de azul. Fenerbahce se arrodillaba a Ataman y su Efes, Larkin defendía y atacaba como si tratara de un todoterreno de lujo recién salido de un concesionario. Efes estaba jugando el último minuto sabiendo que estaba en la final, mandando de vacaciones a un Fenerbahce que veía como su grada enmudecía mientras el marcador del Buesa reflejaba el 71-89 a falta de 1:22 para el final. Con el resultado final (73-92) Efes evidenciaba la primera final de Anadolu Efes.