Gabriel Deck [1995] es un argentino atípico. En el cara a cara huye del carácter pasional y el tono contagioso de sus compatriotas Nocioni o Campazzo. Transmite serenidad. Como si llevara toda una década en un club de la exigencia del Madrid, nada parece impresionarle. Tras la derrota ante el CSKA en semifinales, donde disputó 20 minutos, Deck atiende a Fullbasket.

Ahora que han pasado unas horas, ¿cómo se explica lo ocurrido anoche?

No es fácil. Aún estamos dolidos por lo que ha pasado, pero no podemos olvidar el trabajo que hemos hecho durante toda la Euroliga. Lo de ayer servirá de experiencia para lo que viene, que no es poco. Se nos cerró el aro en un momento y ellos estuvieron más acertado. Ahí estuvo la clave.

Como ya pasara en la final de Copa, volvieron a dilapidar una renta importante. 

Sí… fue algo similar. Pero no sabría explicarlo. En ningún momento bajamos nuestra intensidad. El Barcelona tuvo un último cuarto increíble y el CSKA tiene jugadores de altísimo nivel que aparecieron cuando más lo necesitaban.

Sin entrar en una valoración arbitral, ¿cree que se descentraron un poco?

[Suspira] Hubo muchos jugadores importantes en nuestro equipo que estuvieron en el banquillo demasiado tiempo condicionados por las faltas. Y eso dificultó nuestro plan de partido… pero nosotros no podemos pensar en las actuaciones arbitrales. Hay que pensar en lo que viene y lo que depende de nosotros. Ni yo ni el plantel tenemos que entrar en ese juego.

¿Costará anímicamente alzar el vuelo?

Seguro, pero desde mañana ante el Fenerbahce tenemos la oportunidad de conseguirlo. Hay que estar más unidos que nunca. Después el martes toca el Valencia, que será durísimo, y necesitamos ganar para terminar en primera posición la liga. Y al final los Playoffs. No podemos dormirnos.

A la espera del partido de mañana, ¿cómo valora su primer año en la Euroliga?

Es una competición exigente, pero no me ha costado mucho adaptarme. Quiero decir, venía de un equipo en el que debía tomar más decisiones en la pista, por lo que soy consciente de qué es la presión. Aquí cambia el escenario y el nivel, pero mi mentalidad es la misma. Poco a poco he ido encontrando mi hueco en el vestuario. Mis compañeros y el staff me han ayudado mucho.

¿Y Nocioni?

La verdad es que antes de venir al club sí hablé con él varias veces y me explicó cómo funcionaba todo, la exigencia, algunos consejos… Le estoy muy agradecido, es un espejo en el que mirarme.

Además de la opción de ir al Mundial en el horizonte, ¿cómo se plantea Deck el verano?

[La única sonrisa de toda la entrevista] Tocará descansar un poco porque la temporada es larga y dura… pero soy joven y necesito mejorar varios aspectos de mi juego. Cada día aprendo cosas, sumo experiencias… este año está siendo muy productivo en ese aspecto. En verano tocará trabajar más.