En busca de olvidar lo ocurrido en la Final Four, Real Madrid queriendo alzar el último título que tienen en juego, fueron a más y se llevaron el triunfo ante Valencia Basket por 83-77. Es decir, el noveno triunfo consecutivo en Liga Endesa que les mantiene en el liderato de cara a la última jornada.

Los ‘Taronja’ dieron un comienzo idóneo al encuentro con buena conjetura en las líneas exteriores y formándose con comodidad para encontrar la canasta. Los locales parecían no haber entrado del todo bien en la cancha y por tanto los ganadores de la segunda copa continental aprovecharon aquellos instantes para recobrar diferencias situándose con un 19-31.

Olvidándose poco a poco de lo ocurrido este pasado fin de semana en Gasteiz, los de Pablo Laso fueron uniéndose también con el público en este último partido de liga regular en casa y con un parcial de 15-0 lograron ponerse por delante. Comenzaron a realizar su juego, encontraban los pases, la transición cabalgaba cerca de la perfección y como equipo compitieron a un nivel muy alto. Por ello, dieron la vuelta al marcador y se fueron a los vestuarios con la diferencia de 43-38.

Festival de triples, buen duelo entre Thomas y Ayon con diversos factores con muchos jugadores queriendo ser protagonistas en un momento donde lo ofensivo estaba gratificando ambas partes. Campazzo con las asistencias o el acierto de Taylor fueron fiables en el Real Madrid mientras Van Rossom también fue trascendente. Los hombres de blanco continuaron con la diferencia sacada y con un 67-59 se fueron encaminados hacia el último cuarto.

Real Madrid caminaba por el mejor momento del partido. Buen movimiento de balón y el acierto en el tres les llevó a gozar de una diferencia de 10 puntos. Aun así, Labeyrie y Vives supieron encontrar la canasta en ataque y rebajaron la diferencia a un tiro de tres y cuando quedaban poco más de seis minutos para el final, Pablo Laso, tuvo que parar la marcha.

Un triple de Rudy y un alley-oop entre Llull y Tavares ayudó a que la diferencia se agrandara con Valencia sin anotar durante más de dos minutos. Thomas fue quién dio el punto 70 a su equipo para que acto seguido tras una falta Labeyrie aprovechara dos tiros libres para regresar a la diferencia de cuatro puntos cuando quedaban tres minutos para el desenlace.

Con seis puntos favorables para el Real Madrid, Joan Sastre falló un triple y Rudy obtuvo un gran rebote que le valió para obtener la falta y encestar los dos tiros libres. Doornekamp se estrenó en el mejor momento pero una grandiosa jugada de Causeur valió para regresar a los ocho cuando accedían a los últimos 50 segundos.

Van Rossom confirmó el juego de pizarra y puso a los de Ponsarnau a cinco. En el próximo ataque, Rudy falló pero Campazzo obtuvo un rebote vital para que le pitarán una antideportiva a favor. No hubo más juego y los de Laso celebraron la victoria retomando la confianza antes de tener que viajar a Donostia el domingo para medirse a Delteco GBC.

 

ESTADÍSTICAS