El anfitrión de la Final Four, Bilbao Basket, se apunta a ella tras ganar al Palencia en el quinto y definitivo encuentro en Miribilla por 79-61

En los otros dos partidos en los que se llegó al quinto encuentro no hubo sorpresas, aunque las victorias locales fueron ajustadas: Palma 76-75 Granada y Melilla 77-71 Valladolid

BILBAO BASKET 79-61 PALENCIA (3-2)

Bilbao Basket no podía perderse su Final Four

Con 10.000 espectadores en las gradas y un objetivo tan ambicioso como la Final Four en juego, el último duelo de la serie entre RETAbet Bilbao y Chocolates Trapa Palencia apuntaba ya a encuentro vibrante antes incluso de que se pusiera el balón en juego. Los primeros minutos de partido parecían tener un protagonista claro en la figura de un Urko Otegui que hacía de todo sobre el parqué para mantener en todo momento por delante a un Chocolates Trapa cuyas rentas no podían superar en ningún momento los 3 puntos ante el empuje de un plantel bilbaíno que no tardó en igualar el electrónico al término del primer cuarto (15-15).

El primer paso por los banquillos trajo consigo un cambio de planteamiento dando más protagonismo a los juegos interiores, especialmente en un Bilbao Basket que asumía el órdago de su rival para caer en un intercambio de mates en el que el rugido de Ben Lammers no fue suficiente para detener a un Moussa Koné que hacía temblar los aros (17-21). Fue en ese preciso momento cuando el temple de Javi Salgado en la dirección comenzó a dar sus frutos contribuyendo a un parcial de 8-0 que parecía poner a los de Álex Mumbrú en el disparadero (25-21) pero su rival tuvo claro que no iba a dar su brazo a torcer firmando un serio parcial de vuelta con el que llegar en partido al descanso (31-28).

Se antojaba sumamente importante la salida del tercer cuarto, un momento clave para el desenlace de partido y en el que el Bilbao Basket pareció moverse mejor de inicio pero, una vez más, el capitán palentino Urko Otegui hacía el trabajo sucio desde el rebote para poder generar para los suyos (37-35). Provocando incluso faltas personales en ataque cuando los locales se acercaban al aro, el donostiarra parecía impulsara los suyos, pero la magia de Thomas Schreiner con un triple primero y dos faltas personales robadas a Urko permitió a los vascos alcanzar su máxima del partido (45-38). Así, su paso por el banquillo junto al de un Jordi Grimau que sumaba otras tres personales, permitió a los de casa dar un pasito al frente para legar al último cuarto con una pequeña renta que invitaba al optimismo (51-45).

Con todo de cara, el 2+1 de Leo Demetrio en el inicio del tercer cuarto fue el impulso necesario para poder romper un choque en el que el +16 que reflejaba el electrónico a falta de 5 minutos levantaba al público de sus asientos (68-52). Con Jaylon Brown haciendo daño desde el perímetro, las opciones de los palentinos comenzaron a disolverse con el paso de unos minutos que convirtieron las gradasen una fiesta camino a la Final Four. La bocina sonaba y, con ella, los de casa aseguraban el ansiado billete en la lucha por el ascenso (79-61).

PALMA 76-75 GRANADA (3-2)

Palma vence ‘in extremis’ y estará en Bilbao

Con la posibilidad de hacer historia en el baloncesto balear, el Iberojet Palma saltó al parqué de Son Moix dispuesto a conquistar el pase a la Final Four. Los de Félix Alonso fueron capaces de transformar sus buenas intenciones en un parcial inicial de 7-0 con el que trasladar las primeras dudas a un rival que tuvo que esperar a los primeros puntos de David Iriarte para comenzara soltar nervios. Fue precisamente el jugador interior el encargado de liderarla primera reacción nazarí ante un Iberojet Palma que veía como su rival igualaba el choque (22-22).

A base de acierto exterior, los de Pablo Pin no tardaron en tomar la delantera a lo largo de un segundo cuarto en el que Ale Bortolussi y Josep Pérez trataron de poner tierra de por medio pero, al contrario de lo que había sucedido en el primer asalto, el Iberojet Palma fue capaz de rehacerse durante los últimos compases de primera parte para poder igualar al descanso (37-37).

Había llegado el momento de dar un paso al frente en el encuentro y los hombres de Félix Alonso apostaron con fuerza por ello a lo largo de un tercer cuarto en el que la conexión exterior entre Álex Hernández y Erik Quintela no tardó en dar sus frutos (50-42). Pablo Pin paraba de partido y tiraba de pizarra pero el Iberojet Palma comenzaba a sentirse cómodo lo que, unido al empuje de las gradas, comenzaba a acercar a los baleares al triunfo.

Resistía el Covirán Granada a través del empuje de Devin Wright y eso permitió que los nazaríes llegaran con vida al último cuarto pero, una vez ahí, los deseos de ganar del Iberojet Palma, comenzaron a pesar con fuerza en un tramo final de partido en el que la balanza tomaba ya color balear. Pese a ello, los andaluces lucharon por el triunfo hasta un final en el que llegaron a ponerse a un solo punto pero en el que la falta del bonus impidió que pudieran optar ya a la victoria (76-75).

MELILLA 77-71 VALLADOLID (3-2)

El Melilla vence sufriendo y ya es equipo de Final Four

Acompañados de la valiente apuesta que les ha acompañado durante toda la temporada, los jugadores del Carramimbre Valladolid llegaron a la Ciudad Autónoma dispuestos a protagonizar un último esfuerzo con el que entrar en la historia. Todo un sueño al que opositaron a través de un pequeño parcial de salida (2-5) con el que, sin embargo, lograron espolear a un Melilla Baloncesto que entendió en ese momento que sus opciones de victoria iban a pasar por un esfuerzo constante durante los primeros compases. Así, los primeros lanzamientos exteriores de Josep Franch y Jonathan Gilling comenzaron a abrir brecha ante un Carramimbre Valladolid que topaba con sus primeros problemas de la noche a través de la falta de acierto en ataque (19-14).

Había hecho daño el alero danés durante el tramo final del primer acto pero sus mejores minutos de juego estaban aún por llegar. Así, el inicio del segundo cuarto trajo consigo la explosión de un Jonathan Gilling que firmó hasta cuatro triples prácticamente consecutivos con los que dejar al conjunto vallisoletano muy tocado al descanso (46-25).

Parecía que el encuentro podía estar roto, pero si algo tuvo claro el conjunto melillense es que los hombres de Paco García no suelen ser un conjunto que baje pronto los brazos. Así, con un parcial de 0-9 de salida, el conjunto carmesí maniató a su rival durante algunos minutos en los que meterse de lleno en la lucha por el triunfo (46-34). Tuvo que ser otro alero, en este caso Caleb Agada, quien saliera al rescate del conjunto melillense a lo largo de un tramo final del tercer cuarto en el que contener las diferencias ante un Carramimbre que seguía apretando (60-49).

Así, los de Alejandro Alcoba afrontaron con una cómoda renta un último periodo en el que el acierto del Carramimbre Valladolid llegó a poner en serio riesgo tanto el triunfo como el pase a la Final Four (73-69). Con cerca de 40 segundos por jugarse, al Melilla Baloncesto no le tembló la mano para cerrar así su pase a una Final Four en la que los melillenses lucharán de nuevo por el ascenso (77-71).