Jueves a las 21:30 de la noche, los Playoff de la Liga Endesa comenzaban en la ciudad de Madrid. En vísperas de la sonada Final de la Champions, el Real Madrid comenzaba su asalto al título ante un Baxi Manresa que llegaba al Palacio de los Deportes con la ilusión de estar viviendo un sueño. Una primera ronda que, al jugarse al mejor de tres partidos, no entiende de relajaciones. Además, con el sobre aviso de la derrota de Baskonia en casa contra el Zaragoza.

El partido arrancó con un Manresa intentando ralentizar el ritmo de juego y no permitiendo que el Madrid tuviese posesiones en transición. Una apuesta de llevar el duelo al barro que les llevó a liderar durante los primeros cinco minutos. Sin embargo, un tiempo muerto de Laso volvió a reactivar el ataque del Real Madrid y, bajo el brazo de un impresionante Randolph, consiguieron hacer un parcial de 17-7 y terminar dicho periodo con el 29 a 15 en el luminoso.

El segundo cuarto dio comienzo con el Real Madrid ya administrando su renta de más de diez puntos que obtuvo en el primer cuarto. Zubicic, el cual había sido el mejor en el arranque, estrenó el marcador de dicho periodo y hacía todo lo posible por intentar mantener al Manresa. Un triple de Lundberg servía para recortar distancias y bajar la barrera de los 10 puntos, momento en el que Carroll respondió anotando desde la línea de tres puntos y poniendo el 35 a 23 para los blancos.

La reacción del equipo aragonés provocó que el Real Madrid subiese una marcha más y encajase un parcial muy favorable. Una sangría que se encargaron de frenar Lalanne y Zubcic con dos canastas que, más tarde, serían respondidas con autoridad por el Real Madrid. Con una canasta de Gustavo Ayón se puso fin a la primera parte de un encuentro que los chicos de Laso estaban dominando con cierta comodidad (53-37).

Una segunda parte sin complicaciones

Pablo Laso siguió una política de rotaciones y ninguno de sus jugadores pasó de los quince minutos en los primeros dos cuartos. Especialmente un Llull que no fue titular y gozó de bastante descanso durante la primera parte. El croata del Manresa se fue al banquillo a cinco minutos de la llegada del final por un problema de faltas (acumulaba tres) y dejó solo su pareja interior Lalanne, que realizó un partido espectacular. Un 2+1 de Felipe Reyes colocó la ventaja en el +20 y castigaba las desconexiones de un Manresa que poco podía hacer ante el gigante blanco.

Sin embargo, el mejor de la segunda parte fue un Causeur que, pese a no anotar en la primera parte, fue la primera arma ofensiva del Real Madrid y anotó 10 puntos en el tercer cuarto. Felipe Reyes cerraba dicho cuarto con un triple sobre la bocina que hacía estallar al Palacio de los Deportes, sacaba una sonrisa al presente Doncic y desquiciaba al Manresa poniendo la ventaja (de nuevo) en +20.

Con el último periodo en marcha, el Madrid viviría un trámite e intentaría no complicar su ventajosa situación. Facuando Campazzo, el cual no entiende de trámites, demostró una vez más su garra y recuperando el balón sacó los aplausos de un pabellón que había entrado en estado de relajación. Llull volvió a pista con el partido ya resulto y, la única explicación razonable, era esa búsqueda de sensaciones. Anotó un triple que festejó con resignación y dirigió el ataque blanco hasta el final. Lalanne fue el mejor por parte de los visitantes y dio un auténtico espectáculo ofensivo y cerró su casillero anotador con 26 puntos. Por parte del Real Madrid el máximo anotador fue un Randolph que estuvo muy cómodo. Victoria blanca que viajará a Aragón y buscará cerrar la serie.