Toronto Raptos 105-106 Golden State Warriors (3-2)

Golden State Warriors salva in extremis el primer match ball y jugará en Oakland por permanecer con opciones de ganar otro Anillo. Ése que hoy han visto escapar los Raptors, cuando lo acariciaban tras un parcial de 10-2 obra de Kawhi Leonard (26 puntos) a tres minutos del final. Entonces, los Splash Brothers, Curry (31 puntos) y Thompson (26), respondieron con un 0-9 que decantó el encuentro. Kevin Durant regresó pero se volvió a lesionar al inicio del segundo cuarto. No estará en el sexto. El alma de los Warriors, sí. Y los Raptors, aún favoritos, también, pero con la moral herida

Nunca subestimes el corazón de un campeón. Menos aún el de un equipo de época. Todo hacía indicar el giro del destino, un cambio en el trono. No será hoy, al menos. Los Raptors lo vieron hecho en dos ocasiones. Una, tras la recaída de Kevin Durant. Otra, a falta de dos minutos. En ambas ocasiones, Golden State Warriors demostró por qué juega su quinta final consecutiva. Indiscutible esfuerzo de los de Kerr. Inapelable el valor de Curry y Thompson. Impensables estos Warriors sin Draymond Green.

El partido comenzó a un ritmo trepidante. Marc Gasol (17 puntos) anotaba los seis primeros puntos de los Raptors, mientras los Warriors se mostraban infalibles desde el triple (5/5) y con sus tres principales jugadores enchufados: Curry, Thompson y Durant. La remontada, por aquel entonces, estaba en el ambiente, al tiempo que Golden State lograba imponerse en el marcador.

Más que por la defensa de Toronto, por el extraordinario talento ofensivo que aglutinan los de Steve Kerr. Nada que hacer con Durant en pista. Hasta su recaída, KD había firmado 11 puntos y 3/3 en triples. Con absoluta confianza y sin pistas de problemas físicos. Después, llegaría la peor noticia para los de La Bahía.

Un poco antes, Leonard empezaba a disparar con acierto y a repartir asistencias, y Siakam a incomodar a su defensor con su agresividad de cara al aro. Los Raptors movían en balón y castigaban las pérdidas de Warriors, de nuevo en un número mayor al que deberían en unas Finales. Los de Nurse no concedían indultos a los errores de su rival.

Aún así, Golden State seguía dominando. Durant se marchó a mitad del primer cuarto y volvió al principio del segundo. Pero a los tres minutos, con 39-34 en el marcador, sucedió: en un 1×1 ante su ex compañero Ibaka, en un crossover, algo se rompe en la pierna de Kevin Durant, en una zona cercana a la que tenía entre algodones, aquella que ha traído de cabeza a todo su equipo durante la serie. Abandonó el balón y se fue a la banda cojeando. Después, al suelo. Indicación negativa a los médicos y al vestuario. Le acompañaron Stephen Curry y Andre Iguodala. La imagen de las finales.

Era un palo tremendo en las aspiraciones, ya de por si difíciles, de los Warriors. No obstante, el efecto no fue inmediato. Los de Kerr lograron llegar al descanso con seis puntos de ventaja (56-62) gracias a los 23 puntos de Curry y pese a otra racha de grandes minutos de Gasol.

Segunda parte. Kawhi Leonard, ante su peor racha de tiro. Los Raptors, sin la eficacia de minutos anteriores. Y en Warriors, Klay Thompson con la metralleta cargada. Los Warriors aumentaban su distancia en el marcador por la inoperancia ofensiva de su rival. Leonard especialmente ofuscado, había perdido la chispa de la primera parte. Siakam, empeñado en el tiro desde la esquina, lo fallaba todo. Lowry y Marc Gasol, mucho más encimado, con problemas de personales.

Y entonces…quién si no…¡Fred VanVleet! Tres triples suyos otorgaron a Toronto el oxígeno necesario para llegar al último cuarto con opciones. El ’23’ de los Raptors infló de ánimo a sus compañeros, y el contagio fue inmediato. Lowry volvió a ser determinante, y Serge Ibaka era un valor seguro desde el banquillo.

Y el último cuarto, una montaña rusa. O, mejor dicho, los últimos seis minutos. Kawhi Leonard, con solo 1 punto en el tercer cuarto, resurgía para sentenciar la temporada. Una posesión tras otra. Un acierto, y otro, y otro. Olía a Anillo. Olía a MVP. 10-2 de parcial para Toronto ante una ciudad y un país entregado.

Golden State no había dicho su última palabra. Curry y Thompson, menos. Un triple más para cada uno (5/14 Steph, 7/13 Klay). Soberbio parcial de 0-9 en poco más de un minuto. Letal, mortífero. Descolocó al banquillo canadiense, que había pedido -por medio de Lowry- un extraño tiempo muerto en plena efervescencia de Kawhi, y no lo hizo antes de la última posesión.

Brillante también Kerr, sacando a un ‘estorbo’ como Cousins y dando galones a un viejo rockero como Livingston. Fabulosa la última defensa de los visitantes: 2×1 de Iguodala ante Leonard y ayuda larga de Green, que ahogó en la esquina el triple errado de Lowry.

Jarro de agua fría en el pabellón, y caras de incredulidad. Lo tenían en su mano. A ver cómo gestiona Toronto este nuevo contexto. O no tan nuevo: los Raptors siguen a un triunfo del primer anillo de su histórica y los Warriors siguen sin Kevin Durant (realmente nunca lo tuvieron). Ahora, eso sí, con la motivación renovada y con la vista puesta en regresar a tierras canadienses para un séptimo partido. Si te gusta el baloncesto, ésa debe ser tu mejor opción.

MVP Toronto Raptors: Kawhi Leonard: 26 PTOS, 12 REB, 6 AS en 41 MIN

MVP Golden State Warriors: Klay Thompson: 26 PTOS, 6 REB, 4 AS en 42 MIN

Marc Gasol: 17 PTOS, 8 REB, 2 AS en 31 MIN

Serge Ibaka: 15 PTOS, 6 REB en 17 MIN