A altísimas horas de la madrugada, cuando incluso los más nocturnos ya estábamos acostados, la última gran bomba de la agencia libre en la NBA explotó: Kawhi Leonard y Paul George jugarán juntos en Los Ángeles Clippers en un magnífico y silencioso movimiento de la franquicia californiana.

Porque los Clippers habían disminuido sus teóricas opciones de conseguir a Kawhi, la pieza más codiciada. Lakers y Raptors iban por delante en las quinielas, pero con Leonard no hay que dar nada por sentado. «Si traéis a Paul George, firmo con vosotros», dijo a la gerencia de Clippers hace unos días. Esa era la llave maestra, la que nadie esperaba. Y Michael Winger (GM) se puso manos a la obra. Fechas después, éxito rotundo.

Nueva pareja en Los Ángeles

Los Clippers convencen a Kawhi Leonard con un contrato máximo de 142 millones en cuatro años. La condición sine qua non del ya ex jugador de los Raptors también aterriza en la ciudad del cine. La franquicia de Jerry West y Steve Ballmer, el dueño más rico de todo el deporte norteamericano, consigue a Paul George por Shai Gilgeous-Alexander y Danilo Galllinari (expiring) y cinco futuras rondas de Draft (2021, 2022, 2023, 2024 y 2025). El traspaso con más rondas de la historia. No ha salido barato.

Pero era un todo o nada para hacerse con dos mega estrellas de la liga, que permiten a los Clippers convertirse en contender desde el primer día de pretemporada. Morbo asegurado en Los Ángeles, donde en el mismo estadio jugará su máximo rival, ya no solo geográfico, si no deportivo.

Se acabaron los Big Threes en la Liga. Vuelven las parejas. LeBron-Davis en LA, Harden-Paul en HOU, Curry-Thompson en GSW, Durant-Irving en BRK…y Leonard-George en LAC. Un Oeste espectacular, que desnivela de nuevo las dos Conferencias pero iguala de nuevo la NBA. Esa es la principal noticia para todos los aficionados. Un trío en LA hubiera decantado demasiado la balanza.

¿Quién es el favorito?

Tras la agencia libre más loca que se recuerda, hay que frotarse las manos. Viene una NBA tremenda. La mayoría de los focos recaen sobre Los Ángeles y con toda la razón. Allí, Lakers se ha fortalecido con La Ceja y Clippers ordaga con su mejor plantilla posible.

LAC parte con ventaja por varias razones. La primera, cuentan con uno top3 de entrenadores de la liga. Doc Rivers, finalista al Entrenador del Año, ha sobrevivido a los traspasos de Paul, Griffin y Jordan (tremenda la velocidad de la franquicia para rearmarse) y ha cumplido sobradamente las expectativas. Lo logró con un equipo sin grandes estrellas, pero cohesionado. Carácter, carisma que son del agrado y la similitud de Kawhi Leonard y Paul George, dos estrellas poco egoístas.

Son dos elementos que casan mucho con el compromiso de la franquicia: colaboración y defensa. Y en su cenit deportivo: Leonard tiene 28 años, Paul George 29. Pueden ser muchos años de dominio.

La otra gran diferencia sobre los Lakers es el trabajo ya realizado. Clippers cuenta con una plantilla de base muy sólida, encabezada por Beverley, Lou Williams y Harrell. Es decir, Doc Rivers puede dibujar un quinteto y un sexto/séptimo jugador de primerísimo nivel. Un roster de ataque-defensa salvaje. Imaginad el backcourt defensivo que significa juntar a Beverley-Kawhi-George. Tres de los diez mejores jugadores defensivos de perímetro.

El equipo de LeBron, eso sí, ha reaccionado. De perder la posibilidad de firmar a un Big Three histórico, a fichar a Danny Green (30M en dos años), renovar a JaVale McGee y contar aún con casi 20 millones por gastar. Eso sí, serán residuos de otros equipos ya que apenas hay piezas interesantes en el mercado. Pero algo es algo y si saben rodear a LeBron y Davis siguen siendo aspirantes a todo.

Los Clippers son favoritos, entre otras cosas, por las lesiones de Thompson en Warriors y, principalmente, por la de Kevin Durant con Brooklyn. Además, con Anthony Davis propenso a visitar la enfermería más de lo debido, se aseguran una fiabilidad médica superior a sus rivales (con Paul George totalmente recuperado de su lesión).

Como en todo, hay perdedores. Oklahoma (y por ende, Westbrook) y Raptors, por ese orden. Los primeros porque han sido incapaces de juntar un equipo ganador en torno a George y Russell, y vuelven al desierto de las dudas, la incertidumbre del futuro con esas tantas rondas de Draft, a veces más tentadoras que efectivas. OKC pulsa la opción de reinicio de nuevo.

Y Toronto, actual campeón, deja de ser contender aunque conserva su fuerza en la Conferencia Este, ya que salvo Leonard mantiene al resto, aunque quizá Ujiri busque algún traspaso a última hora. Ellos hicieron todo lo posible, pero no pudieron convencer a su estrella: las ganas de lograr un tercer anillo en su ciudad natal pudieron más. Por algo Hollywood es Hollywood.