El Khimki Moscow ha confirmado este miércoles lo que ya era un secreto a voces. El gigante Timofey Mozgov vuelve al club moscovita nueve años después.

El pívot de 2,16m y 33 años regresa a Europa tras ocho temporadas en la NBA, donde ha promediado 7 puntos y 5 rebotes en más de 450 partidos. Mozgov logró el anillo en 2016 con los Cavaliers, convirtiéndose en el primer jugador ruso en proclamarse campeón de la mejor liga del mundo.

De entrada, es un muy buen fichaje para el Khimki. Sobre todo porque complementa un potente juego interior con Devin Booker, Anthony Gill y Jeremy Evans. Sin embargo, Mozgov viene de estar un año en el dique seco por culpa de una grave lesión en la rodilla, así que habrá que ver cuál es su rendimiento en la exigente Euroliga.

Un renovado Khimki

Mozgov es posiblemente, a la espera quizás de un base, la guinda del pastel a un proyecto que bien podría meterse en el Top 8. Pese a las salidas de Mickey, Thomas o Markovic, el Khimki se ha reforzado con nombres de la talla de Booker, Jovic, Bertans, Timma o Evans. Ni tan mal.