Continúa el flujo de jugadores que no encuentran hueco en la NBA y se decantan por venir a Europa -cómo ha cambiado la historia este verano-. Tras los casos de Mirotic, Monroe, Bertans o Mozgov, el CSKA de Moscú ha anunciado este jueves el fichaje de Ron Baker (1,93m y 26 años). El norteamericano firma por una temporada.

Baker, formado en Wichita State y con una medalla de bronce en los Juegos Panamericanos de 2015 en su palmarés, ha disputado un total de 96 partidos en tres temporadas en la NBA vistiendo las camisetas de Knicks y Wizards.

«Estoy muy emocionado por la oportunidad que el CSKA me ha dado. Después de hablar con Itoudis y Hines, sé cuáles son nuestros objetivos y pelearemos por ello», ha afirmado Baker en la nota oficial del club moscovita.

Baker es la quinta incorporación del vigente campeón de Europa tras las de Voigtmann, Hilliard, Koufos y Strelnieks.

El CSKA reduce su potencial

Se puede afirmar, sin miedo a equivocarse, que cambiar a Higgins, De Colo y el Chacho por Strelnieks, Hilliard y Ron Baker es ir a peor. Indiscutiblemente. En talento, puntos y liderazgo. Itoudis tendrá la ardua tarea de mantener al CSKA en lo más alto del continente, si bien los mimbres de los que dispondrá son infinitamente inferiores que los de la pasada campaña.