Como otros muchos entrenadores y asistentes del baloncesto universitario, Tavaras Hardy ha acudido a Volos para seguir de cerca a sus dos incorporaciones más importantes para la próxima campaña: Golden Dike y Santi Aldama. El entrenador nacido en Illinois y formado en la universidad de Northwestern, donde también fue entrenador asistente, encara su segunda temporada como entrenador principal con mucho entusiasmo tras haber conseguido dos joyas ocultas en el mercado internacional.  Hablamos con él para que nos cuente sus impresiones sobre sus nuevos pupilos y como fue el proceso de reclutamiento.

¿Cómo estás viendo a tus chicos en el torneo?

Ambos están jugando de manera increíble. Los minutos de Golden no están siendo tan altos (como Santi), pero está aprendiendo y jugando con un alto motor. Me encanta verle jugar, la energía y la pasión que entrega para el éxito del equipo. Por otra parte, Santi está jugando fenomenal. Ha habido partidos en los que no ha tirado bien, pero sabemos que es capaz de tirar. Aporta muchísimas cosas al juego del equipo como sus rebotes o su capacidad para poner tapones y, obviamente, es capaz de anotar. Por lo tanto, me encuentro emocionado por tener a estos dos chicos en el equipo y no puedo esperar para verlos con nosotros en Loyola. 

¿Tendrán minutos la próxima temporada o los introduciréis poco a poco en la rotación del equipo?

Ellos están listos y son capaces de jugar a nuestro nivel. Es obvio que vamos a mejorar su capacidad física y su juego, pero ellos serán importantes para nosotros tan pronto estén en nuestro campus.

En redes sociales y por el torneo están diciendo que son los “recruits” más importantes de Loyola Maryland desde que existen los rankings. ¿Qué nos puedes decir de su proceso de reclutamiento?

Tengo un tremendo staff con muchas conexiones por todo el mundo. Uno de mis asistentes, Ivo Simovic, tiene gran relación con el baloncesto internacional y conocía a Santi y a Golden desde hace años y fue capaz de seguir su crecimiento a lo largo de los años y conocía a ambos bastante bien.

Imagino que, en cualquier caso, fue complicado reclutar ambos.

Te voy a poner un ejemplo: mucha gente había visto a Santi, pero no les gustó porque pensaban que era demasiado delgado, aún sabiendo que iba a ser capaz de seguir creciendo a lo largo de los años. Estuve muy contento cuando pude presentarles nuestro proyecto. Fui a visitar a ambos a Madrid y a Gran Canaria, conocí a los jugadores y a sus familias y estoy muy contento de como ha acabado resultando todo.