Tras presenciar en directo el Europeo U18, vamos a hacer un repaso de los que para mí han sido los 10 mejores jugadores del campeonato.

Santi Aldama (F – España – 2001). Tras ser nombrado MVP del torneo y reverenciado en cualquier medio de prensa hablada o escrita, poco más se puede añadir de él. El punto de inflexión de su torneo fue el tercer cuarto contra Croacia en el que empezó a anotar sin parar y no paró hasta que terminó el torneo. Lo más destacado del bueno de Santi es que ha aparecido siempre en los momentos clave del torneo para remontar el marcador o bien para terminar de abrir la brecha que ganaba el partido. Es un un cuatro abierto, capaz de botar y tirar, que ha mejorado mucho en el aspecto físico y que le ha permitido pelearse con mayor solvencia en el poste bajo. En defensa ha sido clave en ayudas y sus esfuerzos defensivos para conseguir tapones y rebotes, así como en su anticipación para robar balones.

Usman Garuba (C – España – 2001). Ha sido la pinza que ha sujetado todo el entramado del equipo español. El héroe en la sombra, el hombre al que se le pasaban los balones cuando no salía nada para ver si solucionaba algo. Esta circunstancia ha hecho que sus números durante el torneo no hayan sido tan espectaculares como en otras ocasiones, pero igualmente ha estado en lo alto del torneo. En defensa es un muro, cambia tiros, hace ayudas imposibles, aguanta el choque contra sus rivales. Su papel en los últimos minutos de la final con tapones y rebotes fue clave para conseguir la victoria. Sus semifinales contra Grecia fueron antológicas. Es el mejor jugador de la generación de 2002 de los que hay en Europa y probablemente el mejor jugador del torneo.

Aleksej Pukosevski (F – Serbia – 2001). Probablemente fuera la revelación del torneo. Siendo un jugador conocido en el mundillo desde hace tiempo, no había tenido una explosión en un gran evento hasta ahora. Es un jugador único: mide 2.11m, pero bota el balón como un base, tiene instinto para el pase y es capaz de tirar con cierta efectividad. Pese a esto, cuenta con las ventajas de un grande con cierta capacidad física, instinto para el tapón y anticipación defensiva. Le falta consistencia en el tiro, especialmente cuando juega cerca del aro. Casi consigue rematar una heroica remontada en octavos contra Lituania ayudando a su equipo a remontar 20 puntos con 12 de él en el último periodo .

Tristan Enaruna (F – Holanda – 2001). Ha sido el primer evento de gran nivel en el que hemos podido ver a una de las grandes promesas del baloncesto europeo. Se ha formado los últimos años en USA y jugará para la prestigiosa universidad de Kansas, lo cual nos da a entender el nivel de este chaval. Es un alero todoterreno, que puede jugar tanto de tres como de cuatro. Es muy elegante cuando penetra a canasta con esa combinación estética de potencia física y finura al penetrar. Es capaz de ayudar en el rebote y asistiendo de forma consistente. Su tiro, pese a que no lució mal del todo, fue errático en cuanto a porcentajes.

Ziga Samar (G – Eslovenia – 2001). Tras hacer un gran campeonato de España junior donde se proclamaría MVP, Ziga Samar llevó en volandas a su selección hasta la medalla de bronce. Firmó un triple doble en el torneo de puntos, rebotes y asistencias y se quedó a 2 puntos de firmar un segundo en el partido de la medalla por el bronce.   Su capacidad de aportar en casi todas las facetas del juego son marca de la casa. Consiguió especialmente llevar el ritmo de los partidos pese a enfrentarse a equipos más físicos. Su gran debe está en el tiro donde firmó una actuación por debajo del 32 % en tiros de campo.

Nikolaos Rogkavopoulos (F – Grecia – 2001). Fue incluido en el equipo ideal gracias a su segunda parte del torneo, donde se echó el equipo a la espalda y llevó a su equipo a la pelea por las medallas. Rogkavopoulos es un caso extraño de precocidad, desde los 16 lleva jugando en primera división con AEK, pero cada vez juega menos y peores minutos. Virtudes tiene sin duda: gran físico, espectacular primer paso, cierto talento para anotar… pero es que está jugando muy mal. En el torneo firmó una actuación por debajo del 30% en tiros de campo lo cual es desolador para un jugador que juega cerca del aro.

Moussa Diabate (F – Francia – 2002). Fue el jugador francés más regular durante todo el torneo. Formado en Estados Unidos desde hace un par de años, Moussa es un interior con una capacidad física descomunal y quizás solo comparable con la de Garuba en el torneo. Su presencia en el rebote fue bestial, llegando a firmar 20 rebotes en sólo 25 minutos en el partido contra Gran Bretaña. En ataque es un jugador que se siente cómodo cuanto más cerca del aro puede anotar, es bueno jugando por encima del aro o en anotar tras rebote ofensivo donde fue el rey en esta competición con 6.7 por partido. Mostró tener un prometedor lanzamiento de media distancia, pese a que sus registros no confirmaron las sensaciones.

Alperen Sengun (F – Turquía – 2002). Sengun es el clásico interior turco de gran tamaño, fuerza y movilidad, pero con una capacidad atlética limitada que hace que se generen dudas alrededor de su paso a profesionales. Su juego de pies en ataque es una delicia y fue capaz de combinarlo con el buen uso del cuerpo para ganar la posición y utilizando inteligentemente la línea de fondo para ganar espacio. Su lanzamiento de media-larga distancia no es muy ortodoxo y, de momento, tampoco es especialmente efectivo. Fue el motor diésel del equipo que siempre rindió a la espera de algún fogonazo de sus compañeros exteriores.

Azuolas Tubelis (F – Lituania – 2002). Prototipo de jugador de la escuela lituana: jugador grande, con una capacidad física superior a la media y grandes condiciones técnicas, pero que no acaba de dar el salto de calidad para convertirse en estrena del torneo. Destaca especialmente por su capacidad de anotar en transición, bien en contraataque o en acciones rápidas de 2×2 donde sabe ejecutar bien el pick&roll e ir con rabia en busca del aro. Esa capacidad para poner el balón en el suelo es lo que le convierten en un jugador para tener en cuenta de cara al futuro. Su esfuerzo defensivo y su tiro están más en duda, pero aún es joven y puede trabajar en ello.

Tosan Evboumwan (F – Gran Bretaña – 2001). Esta inclusión es más por gusto personal, que porque realmente merezca estar entre los diez mejores. Gran Bretaña hizo un torneo espectacular y se cargó a Montenegro (favorita) en octavos y merecía tener a un jugador dentro del top del torneo. Pese a que su juego fue bastante coral, el jugador que más destacó fue Tosan Evboumwan. Es un 3-4 con gran habilidad para el rebote y anotación desde la media distancia. Su presencia física está al nivel de los mejores talentos del torneo. En el lanzamiento de tres, como todo su equipo, dejó un poco que desear, pero esa buena labor desde la media distancia hacen presagiar un interesante potencial desde esta distancia.