El exjugador del Herbalife Gran Canaria y olímpico en Barcelona 92, Santiago Aldama (1968), pretende rebajar la euforia en torno a su hijo Santi (2001), campeón de Europa Sub’18 de baloncesto, elegido Mejor Jugador del evento y ya considerado por algunos como el nuevo Pau Gasol español.

Santiago Aldama no puede disimular su orgullo tras el gran papel desarrollado por su hijo en el reciente Europeo griego, y reconoce sonriente a la Agencia Efe que en estos días ha engordado unos «kilos de satisfacción», aunque también pide prudencia para que los reiterados elogios que recibe Santi no le hagan perder la cabeza.

«Cuando hay algún joven que despunta se buscan comparaciones, pero hay que tener mucho cuidado para no meter una presión excesiva a un chico de su edad. Tiene un talento importante y ha hecho un campeonato excepcional, pero se le está comparando con Pau Gasol, que es el mejor. Hay que tener los pies en el suelo», ha subrayado.

De hecho, el progenitor ha hablado este mismo martes con su hijo -regresará de noche a Gran Canaria procedente de Madrid, donde tramita el visado para vivir su próxima experiencia estadounidense-, y Santi le ha comentado que espera tener más tranquilidad ya que no está acostumbrado a tanto «ajetreo mediático».

«Santi tiene 18 años y está abrumado por todo lo que está viviendo. Él no ha estado en un club ACB donde se centran más los focos en los chicos que despuntan, sino que ha venido jugando en su colegio de siempre (Canterbury) y no está acostumbrado a estar en boca de todos», ha dicho.

Santiago Aldama, de 2,13 metros, ha afirmado que su hijo mayor (2,11 metros) es muy parecido a él física y deportivamente, aunque es de la opinión de que aún debe seguir su desarrollo y maduración.

«Este próximo curso irá a la Universidad de Loyola Maryland, después de que haya ido creciendo deportivamente en el Canterbury, donde empezó de la mano del técnico Santi López«, ha recordado.

Al respecto, Santi vivirá su primera gran aventura personal y deportiva el próximo curso, muy lejos de casa y del que ha sido su colegio hasta ahora.

«Lo hemos mantenido en el Canterbury porque ahí no tenía problemas de horarios para compaginar las clases con sus entrenamientos. Ahora irá a Estados Unidos (cursará la carrera de Empresariales) y reconozco que me gustaría que en el futuro jugase en el ‘Granca’, como hicimos su tíoSanti Toledo y yo mismo», ha comentado.

Santiago Aldama ha revelado asimismo que en casa existe un pique muy sano con su hijo Santi por ver quién llegará más alto en el baloncesto.

«Santi nos tiene como referentes a su tío Santi Toledo y a mí, pero nos gustaría que nos dejase a ambos a la altura del barro porque eso sería muy bueno para él», ha concluido Aldama, cuyo otro hijo, Miguel, alero y ala-pívot de 1,82 metros, va a cumplir 14 años y también comienza a despuntar en el Colegio Canterbury.

FUENTE: EFE

FOTO: FIBA