DeMarcus Cousins se ha vuelto a lesionar. El nuevo pivot de los Lakers se ha roto los ligamentos cruzados en una de sus rodillas en un entrenamiento reciente en Las Vegas.

El ex jugador de los Golden State Warriors estaba haciendo un entrenamiento habitual de verano cuando sufrió la lesión y tuvo que abandonar la pista.

Cousins, que firmó un contrato de un año por un valor de 3.5 millones de dólares con los Lakers en julio, volverá a estar un tiempo alejado de las pistas. En los playoffs de la temporada pasada había luchado con otra lesión, después de rehabilitarse de una rotura de tendón de Aquiles que había sufrido a mediados de la temporada 2017-18 con los Pelicans. La mala suerte persigue al que era el mejor pivot de la NBA.

Ojalá vuelva.