El FC Barcelona lleva cinco años sin conseguir una liga, mientras que el Real Madrid ha conseguido cuatro de las últimas cinco, racha que solo el Valencia Basket fue capaz de romper. Una entidad como el club culé no puede permitirse tantos años de sequía y esta es la razón por la que se ha decidido apostar fuerte de cara a la próxima temporada con incorporaciones de mucho renombre. El equipo catalán quiere contar con una de las mejores plantillas de Europa para aspirar a todo ya que la victoria en la Copa del Rey ante el Real Madrid no es suficiente y espera conseguir la victoria en una Euroliga que se le resiste desde 2010.

La llegada de Mirotic es una de las más dolorosas que se recuerda para el Real Madrid al haber sido jugador de la entidad blanca durante una larga etapa y haber conseguido grandes títulos. En esta ocasión, se enfrentará a algunos de sus ex compañeros vistiendo la camiseta del principal rival y le dará al conjunto catalán ese punto de calidad que le ha faltado siempre en los últimos años. Su vuelta al baloncesto europeo necesitará varios partidos de adaptación, pero si vuelve al nivel que mostró en el Real Madrid su fichaje estará más que amortizado.

El desembolso económico por un jugador como Nikola Mirotic es bastante alto ya que los sueldos en la NBA son bastante superiores a los del baloncesto europeo. Aun así, si este esfuerzo financiero desemboca en títulos para la entidad blaugrana, el movimiento habrá valido la pena para recuperar el dominio en el baloncesto continental. Por otro lado, Brandon Davies fue la tercera incorporación que hizo oficial el club español. El pívot norteamericano procedente de Zalgiris que acabó la pasada temporada dentro del mejor quinteto de la Euroliga, por lo que el Barcelona gana muchos centímetros en la pintura para luchar contra cualquiera.

En los últimos años al Barcelona ha tenido muchas carencias a la hora de coger rebotes y la llegada de Brandon Davies hará que cuente con dos pívots de mucha categoría ya que Pierre Oriola está teniendo cada vez un mayor rendimiento. Cory Higgins abrió la veda en el periodo de fichajes blaugrana, el alero procedía de CSKA Moscú y es un habitual en las rondas finales de la Euroliga al estar en un club puntero que siempre hace una gran inversión en sus plantillas.

Al acabar contrato con la entidad moscovita, el Barcelona decidió incorporarlo para ganar tiro exterior y mucha calidad en la posición de tres. El jugador estadounidense ha tenido incluso ofertas de la NBA, pero ha preferido quedarse en Europa al estar muy acostumbrado a la competición en el continente. Las renovaciones de Pesic y Claver también daban un poco de continuidad al proyecto anterior, aunque nadie duda de que los fichajes que se han hecho para la próxima temporada jugarán un papel fundamental en los resultados que coseche el Barcelona, tanto si son positivos como negativos.

La guinda del pastel fue la llegada de Álex Abrines, el jugador mallorquín vuelve al equipo blaugrana tras jugar tres temporadas en las filas de Oklahoma City Thunder. Su etapa en la NBA ha tenido muchos altibajos, pero la clave ha sido el cambio de dinámica que quería el jugador español en su carrera ya que estuvo de baja en la última temporada por depresión. El contrato es de dos temporadas con una opcional, por lo que es un gran fichaje ya que no necesitará tiempo de adaptación. Los Oklahoma City Thunder tienen una cuota 151 en Betway como ganadores de la NBA. Estas cuotas han sido seleccionadas y confirmadas a día 13 de agosto.

Todas estas novedades hacen que el Barcelona sea el claro favorito para ganar la Euroliga, aunque no puede confiarse ya que una inversión de mucho dinero en buenos jugadores no asegura buenos resultados a corto plazo. El primer año de este ambicioso proyecto será clave para que la moral de los jugadores no descienda y logren conseguir títulos durante varias temporadas consecutivas. La figura de Pesic como entrenador será clave para conducir de manera correcta al equipo y evitar que tengan un mal rendimiento. El entrenador serbio ya demostró buenas cualidades con una plantilla con mucha menos calidad como la del año anterior, por lo que tendrá mucha responsabilidad con el objetivo de ganarlo todo.