Naignouma Coulibaly es el último refuerzo de la plantilla del Uni Girona 2019-2020. La pívot de 191 cm, nacida en Mali en 1989, es una jugadora muy atlética e intimidatoria, intensa en la zona, con capacidad reboteadora y con un buen porcentaje de tiro 2 puntos.

Mima, tal como es conocida deportivamente, es una vieja conocida en Fontajau por sus dos etapas anteriores: formó parte del club la temporada 2015-2016, la primera del club en la Euroliga, y se reincorporó a la disciplina de las Girona en enero de 2017, ya bajo las órdenes de Eric Surís. Esta será, pues, su tercera etapa con el Uni Girona.

Su trayectoria internacional la avala como jugadora experimentada; aparte de la española también ha disputado la liga francesa, turca y húngara. Con la Selección de Mali dispone de varios galardones en su palmarés: destaca la medalla de oro en los Juegos Africanos de 2015, además de disputar el Mundial de 2010 y los Juegos Olímpicos de 2008.

Su pasaporte francés le da la condición de comunitaria, lo que permitirá que el cuerpo técnico liderado disponga de todas las jugadoras en plantilla tanto en competiciones FEB como FIBA.

Pere Puig, director deportivo del club, ha valorado su fichaje: «Con la baja de Nadia Colhado y con el verano avanzado, nos encontramos con el problema de cómo suplir esta baja con una pívot de garantías. Queríamos cumplir dos premisas: una era que fuera una jugadora con pasaporte europeo -para poder alinear a Sykes y Elonu en Euroliga- y la otra era que se tratara de una jugadora dura, buena reboteadora e intimidatoria, que nos pudiera ayudar en el aspecto de hacer más sólido al equipo».