El Memorial Quino Salvo se está convirtiendo poco a poco en una cita a marcar en rojo en el calendario. En el día de ayer tuvo lugar su cuarta edición, con el partido Monbus Obradoiro – Alba Berlín como plato principal. Un encuentro que sirvió como revancha al equipo de Aíto, ya que su equipo había perdido unos días atrás contra el propio equipo gallego en el Torneo Encetarías.

Quizás por este motivo, fueron los alemanes quienes tuvieron una mejor puesta en escena. Su gran defensa propició un desastroso 1/4 en triples del Monbus Obradoiro, algo que aprovecharon para correr al contraataque y obligar, de esta manera, a parar el partido a Moncho Fernández tras un parcial de 0-7. Los triples no entraban y Nnoko hacía más herida en la pintura. Fue al término del cuarto -debido a la entrada de jugadores del banquillo- cuando Monbus Obradoiro endureció la defensa, pudo correr y acertar desde el triple con tiros liberados, logrando terminar el primer acto con una mínima ventaja (18-17).

La intensidad defensiva del conjunto gallego continuó durante los primeros instantes del segundo cuarto. Por esto, estiraron el parcial hasta el 13-0. El Alba Berlín fue incapaz de anotar durante los tres primeros minutos y únicamente anotaron siete puntos en los siete restantes. Su falta de acierto la compensaron con un gran esfuerzo en la parcela defensiva, impidiendo que Monbus Obradoiro estirase la diferencia. Tras bastantes minutos de baja anotación, los gallegos hicieron gala del enorme potencial del que disponen desde la larga distancia. Cuatro triples consecutivos les permitirían irse a los vestuarios con la máxima diferencia a favor del partido para ellos: +9 (33-24)

Tras el descanso, el Alba Berlín volvió a levantarse de la lona mediante la fórmula que le había funcionado en el primer cuarto: pick and roll para que Nnoko – 21 puntos- sacase provecho una y otra vez de los cambios defensivos. El equipo alemán apabulló a los locales en este cuarto. Sólo varios destellos de Calloway mostraron algo de luz a los suyos, pero no fue así. 10 puntos en 10 minutos fue la tarjeta de puntos que mostró Monbus Obradoiro en este cuarto. Por su parte, a Nnoko se unió el acierto exterior de Schneider, que terminaba por dar la vuelta al electrónico y encarar el último cuarto con su máxima diferencia a favor hasta el momento (43-52).

Debido a la carga de partidos y entrenos a estas alturas de temporada, ambos equipos bajaron ligeramente su intensidad en el partido, sobre todo en los últimos cinco minutos. Mike Daum fue el que más intenso estuvo en este tramo por parte de Monbus Obradoiro. Su pelea incansable bajo los aros, con todo, no obtuvo sus frutos. Marcus Eriksson desde el triple terminó con cualquier atisbo de reacción. Al final, victoria del Alba Berlín por 58-68.

Estadísticas