Las Connecticut Sun jugarán las finales de la WNBA tras superar, por la vía rápida, a Las Angeles Sparks. 3-0, sin paliativos. Esta madrugada sellaron la eliminatoria arrasando el Staples Center (56-78). Las californianas, en un mal partido de Candace Parker (jugó solo 11 minutos y espetó a los periodistas que le preguntaran a su entrenador, Derek Fisher, por tal escaso minutaje), no tuvieron opción y dijeron adiós a la temporada.

La mejor del encuentro fue Jasmine Thomas, imparable y omnipresente. 29 puntos (tope de carrera), 5 rebotes y 4 asistencias.

Las de Curt Miller vuelven a la lucha por el título 14 años después. Disputaron dos finales consecutivas en 2004 y 2005, cayendo en ambas vs Seattle y Sacramento respectivamente. ¿Irá a la tercera la vencida?

Las Vegas alarga la otra semifinal

Lejos de rendirse, Las Vegas Aces hicieron un gran partido y pusieron el 2-1 ante las Mystics. Vencieron 92-75 tras una soberbia actuación de Liz Cambage, autora de 28 puntos. Wilson (21) y McBride (18+7+5) la secundaron a la perfección.

Este miércoles, cuarto partido.