La Liga Endesa volvía al Palacio de los Deportes tras el largo parón veraniego y el Real Madrid regresaba a casa para enfrentarse contra un UCAM que se llevó el primer partido contra el Real Betis. Antes del salto inicial, el club aprovechó para ofrecer la Supercopa de España y homenajear a los medallistas del pasado Mundial. Otra noticia significativa fue la inclusión, por segunda vez consecutiva, de Usman Garuba en el quinteto inicial.

En cuanto al encuentro, el UCAM Murcia arrancó cargando de manera insistente el rebote ofensivo. Dos minutos le costó carburar a los chicos de Laso que, gracias a un triple de Taylor, consiguieron abrir el marcador. Desde ese momento el primer cuarto tuvo un único nombre, Usman Garuba. El canterano blanco demostró no solo tener futuro, sino tener mucho presente. La anotación del conjunto blanco se descontroló y el UCAM Murcia poco pudo hacer para contener el vendaval madridista. Jaycee Carroll protagonizó el susto de la primera parte con una caída aparatosa que le llevó, caminando por su propio pie, al túnel de vestuarios.

 

Defensa asfixiante y anotación compulsiva

Con el Real Madrid dominando por más de 15 puntos (30-15) dio comienzo un segundo cuarto en el que Murcia se veía obligado a buscar soluciones para frenar la sangría de puntos de los chicos de Pablo Laso. Además, en la primera parte la telaraña madridista supo frenar a la estrella americana, Booker, que no consiguió tiros cómodos y entrar en dinámica anotadora. Justo lo contrario que el equipo universitario, los de Sito no buscaron situaciones fáciles y lo pagaron con muchas pérdidas que hacían que la distancia de los locales aumentase. Con una bonita media vuelta, Rojas, anotaba su cuarto punto del partido y colocaba el 44 a 22 en el marcador.  

El Real madrid anotó 33 puntos en el primer cuarto, pero no consiguió alcanzar la cifra de los 100

La segunda parte arrancó con un UCAM Murcia que venía de frenar la hemorragia del primer cuarto y terminó el segundo con un parcial de 19 a 12 para los de Chamartín. Sergio Llull, juntó al ya comentado Garuba, fue el mejor de la primera parte con nueve puntos y dos triples. Por parte del conjunto murciano, Jarell Eddie y Kyle Hunt aportaron seis puntos cada uno y fueron cruciales para que la distancia no fuese aún mayor. Booker empezaba la segunda parte anotando un triple que suponía su segunda canasta del partido y dejaba patente su calidad con un gran step-back (50-31).

Usman Garuba llegaba a los dobles dígitos en anotación y confirmaba una actuación dominadora en una gran cantidad de aspectos del juego. De seguir así, no sería de extrañar que poco a poco vaya afianzándose en la rotación. Felipe Reyes, con el partido ya prácticamente roto, se llevó la ovación del Palacio tras anotar su primera canasta en casa de esta temporada y poniendo en el electrónico el 65 a 41. Con todo definido el último cuarto fue destinado a probar distintos sistemas por parte de los dos entrenadores. Laso dio minutos a Laprovittola para que, con el paso de los minutos, se fuese sintiendo más cómodo en el nuevo sistema. Poco más destacable de un periodo que fue un mero tránsito en el que el Real Madrid cerró su segunda victoria de la ACB y no cedía ante un Barcelona que se deshizo del Baskonia en la prórroga. Lo más reseñable fueron las anti-deportivas de de Tumba y Mickey con el partido en su minuto final.

Radoncic fue ovacionado en los minutos finales y Llull también se llevó sus aplausos tras finalizar con 17 puntos y dos asistencias. Usman Garuba, por su parte, se marchó a casa con 13 puntos, 10 rebotes, dos tapones y un 24 de valoración. La próxima cita del Real Madrid de Baloncesto será en el Palacio de los Deportes ante un rival de la talla del Fenerbahce. Una prueba de fuego para el arranque de una competición tan exigente como es la Euroliga.