Hacía 10 años que Badalona no vivía un partido de la Eurocup. El último encuentro fue ante el Alba Berlin, saldado con derrota, y con Uros Tripkovic como máximo anotador. Anoche, en un desangelado Olímpic (apenas 2.500 personas), la Penya superó al Brescia 81-68 gracias a una notable segunda mitad.

Los de Carles Duran mejoraron atrás –con Omic en el banquillo- y encontraron en la figura de Prepelic su referencia ofensiva. El esloveno, que arrancó mal (0 de 6 en triples al descanso), acabó con 24 puntos, 17 de ellos en los últimos 20 minutos de partido. A ello le sumó un total de 5 asistencias, muchas de ellas a un Omic que acabó con 12 puntos, maquillando un horrendo inicio.

Tras una primera mitad plagada de fallos en ambos equipos, la Penya apretó los machos en defensa en el tercer cuarto. Ventura y Morgan contagiaron a sus compañeros, encadenando buenas defensas (llegando a las ayudas de maravilla sin desajustarse) y saliendo en transición. En ataque irrumpió Prepelic, crecido, y un Zisis que calcó una y otra vez la entrada a cámara lenta con la izquierda.

Fue Morgan, con un mate tras robo, el que parecía dejar todo listo para sentencia (58-45, min 28). Pero el conjunto italiano se negó a tirar la toalla, con Vitali y Abass liderando la reacción (60-53, min 32).

Apareció de nuevo Prepelic, indiscutible líder de los verdinegros, para sellar el partido con un triple y dos asistencias seguidas a Omic. Badalona festejó la victoria, importantísima tras caer en Nanterre hace unos días. El Darussafaka, próximo rival.

FOTO: David Grau