Profesor de matemáticas y amante de la táctica, Lluís Riera (Barcelona, 1979) atiende a FullBasket desde San Petesburgo, minutos después de cumplir sus tareas como padre –tiene dos hijas pequeñas-. Su familia le acompañará unas semanas en Rusia antes de volver a casa, y hasta Navidad no podrá verla de nuevo. Quedan pocas horas para el Zenit-Barça del viernes (19h, DAZN), un partido inédito en la historia de la Euroliga, y charlamos con el ayudante de Joan Plaza. El banquillo del Zenit habla el mismo idioma.

¿Qué tal estas primeras semanas en San Petesburgo?

Pues la verdad es que he estado poco tiempo porque entre la pretemporada, que viajamos a Málaga, y luego ya el inicio de competición yendo a Málaga y Berlín… Eso sí, la ciudad es espectacular.

La capital cultural de Rusia, dicen.

No me extraña, hay una cantidad de museos, edificios, plazas… Es una ciudad preciosa, a la altura de París o Londres. No exagero. Estás una semana y no la has visto. Jamás había estado y es alucinante.

¿Cómo llega la oportunidad de irse al Zenit?

Me llamó Joan (Plaza). Cuando supe que no seguía en Vitoria me moví para tener una nueva oportunidad. Tenía disponibilidad para ir donde fuera y seguir creciendo. Buscaba experiencias. Al recibir su llamada, sabiendo que el proyecto era de Euroliga… me apeteció mucho. Familiarmente es difícil compaginarlo, pero profesionalmente es un reto muy interesante. Decidí dar el paso y aquí estoy.

¿Conocía a Plaza?

En este mundo ya nos conocemos todos (risas), pero es la primera vez que coincido con él en el mismo staff.

Pasar de Perasovic a Plaza requiere, imagino, un proceso de adaptación.

Bueno, sin duda. Cada entrenador (persona) tiene un carácter diferente y trabaja de una manera determinada. He tenido la suerte de estar con entrenadores increíbles que han respetado mucho mi trabajo. Yo siempre intento aportar mi granito de arena. Al final los entrenadores valoran lo que les puedes aportar dentro de su filosofía de juego.

¿Cuán importante es la estadística avanzada en el baloncesto? ¿Estamos muy lejos de la NBA?

A nivel europeo vamos muchos pasos por detrás de la NBA. Poco a poco se incorporarán profesionales que trabajan este campo. El futbol ya los tiene. Aquí hay un problema, y es la parte económica. El 90% de los presupuestos se van a los jugadores y al equipo, lo demás queda un poco al margen. Pero este 10% es muy importante. La estadística avanzada no es tanto para analizar al rival, que también, sino para autoabastecerte, ver tu rendimiento. Hay que utilizar estas herramientas para crecer. Eso sí, y por no sonar tan pesimista, los entrenadores cada vez son más conscientes de su importancia y utilidad.

¿Es esta Euroliga la más dura de siempre?

Para empezar, al haber dos equipos más, 10 se quedarán fuera de Playoffs y no 8 como hasta ahora. Es decir, ya de entrada la exigencia es más alta. Los equipos han crecido en cuanto a nivel de jugadores. Todo el mundo a principio de curso es muy competitivo. Luego habrá equipos que irán quedando descolgados. Es una competición muy dura.

El Zenit la juega por primera vez… ¿puede pagar la novatada?

Seguro que algo. Somos uno de los presupuestos más bajos, con cero recorrido, no tenemos muchos jugadores con experiencia en Euroliga… Uno de los objetivos de la temporada es verc ómo competimos y nos sobreponemos a los malos momentos que tendremos. Nuestra posición lógica sería estar por abajo, pero el reto es crecer y entrar en ese grupo de equipos que luchen por estar en Playoffs. No quedar descolgados.

Perder en Berlín de 20 y ganar unos días después en Moscú al CSKA. ¿A eso se refiere con lo de saber sobreponerse?

Sin duda. Hay que aprender de las derrotas. Comenzar así de mal en Euroliga y anímicamente pasar página para jugar como lo hicimos contra CSKA dice mucho de estos jugadores. No tenemos experiencia en Euroliga, pero los jugadores sí tienen madurez.

Para los que no conozcan al Zenit… ¿qué le espera al Barça este viernes?

Un equipo competitivo. Nos medimos a un equipo con jugadores que tienen recorrido en la NBA y Europa. Quizás el presupuesto más alto de la Euroliga. En casa tenemos que ser un equipo durísimo. A nivel de juego, lo que siempre propone Joan: nivel defensivo alto con presiones, queriendo llevar la iniciativa, un juega alegre, posesiones rápidas, conseguir buenos tiros… El equipo tiene ganas de pasar página de Berlín y estrenarse.